Tal como afirmaba el inventor y científico británico Alexander Graham Bell: «Antes que nada, la preparación es la clave del éxito.» Si quieres tener éxito en cualquier proyecto que emprendas, lo ideal es que elabores un plan y vayas reuniendo todo lo necesario para conseguirlo.

Alguien que ha entendido muy bien la importancia de esa preparación es Carlos Loyola y lo ha hecho en más de un sentido. Él es un experto en la industria maderera, no solo porque recibió cursos enfocados en esa área, sino por sus años de experiencia laborando en dicho sector. Gracias a su conocimiento, entiende que las herramientas con las que se trabaja la madera también deben estar preparadas para obtener mejores resultados.

Con todo eso en mente, Carlos decidió seguir su propio camino y fundar Afitec, nuestra empresa destacada de la semana en el marco del Plan de Digitalización MIPYME en Chile. Este emprendimiento ayuda a que las plantas madereras tengan sus herramientas de corte en perfecto estado, especialmente sus hojas, para entregar los mejores productos a la población.

Pero quién mejor que el mismo Carlos, el experto en la materia, para contarnos más detalles de su trabajo y por qué es tan especial.

 

PREGUNTA: Muchas gracias por atendernos, Carlos, es un placer entrevistar a un emprendedor exitoso. Para empezar, nos gustaría profundizar en Afitec. ¿Nos puedes contar a qué se dedica tu empresa?

RESPUESTA: Afitec, un acrónimo de Afilado Técnico, es un emprendimiento enfocado a toda el área de remanufactura y nacido acá en Coronel, en la provincia de Concepción. Prácticamente contamos con la maquinaria necesaria para trabajar afilado de cuchillos, de sierras circulares, desarrollo de moldura, de dibujo técnico y operaciones en terreno. 

 

P: Es un área bastante específica, Carlos. ¿Hubo algo que te motivó a emprender y dedicarte a dicho sector industrial?

R: En la zona donde estoy hay muchas empresas dedicadas a la manufactura, en especial a la industria maderera. En la preparatoria tomé algunos cursos sobre el tema y en el ámbito profesional me dediqué a ese sector. Entonces, me especialicé en el afilado de herramientas de corte. Tomé cursos con técnicos alemanes y algunas empresas. 

Después en las mismas compañías me desarrollé profesionalmente, primero como jefe de turno y luego como jefe de taller de afilado. Todo eso fue un plus para poder orientarme a este rubro. Además, en el sector hay muy pocos negocios que ofrecen estos servicios. Creo que debe haber uno o dos dentro de la región. 

 

Mi servicio es más personalizado que el de la competencia.

 

P: Tienes una gran preparación para hacer tu trabajo. ¿Actualmente hay personas que te ayuden con la empresa, ya sean socios, familiares o colaboradores?

R: Empecé hace un año y medio, época en la que una empresa me brindó un espacio físico para poder instalar mis máquinas y darle atención en los servicios que necesitara. Por el momento yo hago la logística, visito las plantas, facturo, veo el tema de contabilidad, etc. Pero a un corto plazo será necesario tener dos personas más dentro del taller, pues estamos esperando un proyecto de servicio de afilado para un empresa en Los Ángeles (Chile).

 

Afitec. Madera cortada

 

P: Esa es señal de que tu empresa va creciendo, Carlos, qué bien. ¿Puedes contarnos ahora un poco más sobre el proceso de comunicación con los clientes y tu proceso de trabajo?

R: Tengo diferentes modalidades de trabajo. La primera es que yo opero el taller que la planta o empresa tiene en sus instalaciones. Es decir, presto un servicio hora-hombre. Dentro del mismo se le hace un estudio al taller para ver qué se necesita afilar. En este caso pueden ser presas, sierras circulares, cabezales, etc. Todo eso implica un costo. 

Luego se hace una especie de acuerdo para que yo visite el taller diariamente y afile todas las herramientas necesarias a cambio de un pago. Según la tarifa acordada, puedo estar operativo las 24 horas, de lunes a viernes o de lunes a sábado. También puede ser que yo visite la empresa una cierta cantidad de horas y se llegue a un acuerdo con el cliente para fijar un precio. 

Al mismo tiempo, como tengo tarjetas de presentación, hago un llamado masivo a las empresas para que afilen su equipo con Afitec. En ese caso, yo voy al terreno y reviso sus herramientas. Hay algunas que debo trasladarlas a mi taller, donde tengo un lapso de 8 a 12 horas de afilado dependiendo del servicio que necesiten.

Hay algunos servicios que requieren más tiempo. Por ejemplo, cuando uno hace un levantamiento completo, que implica las plantillas para afilar, el dibujo que se necesita en AutoCad, el corte de esas plantillas y el transporte hacia la fábrica; puede demorar de dos a tres días. Todo dependerá de la complejidad de la moldura que el cliente necesite.

 

P: Sin duda es un gran alivio para ti y para tus clientes el hecho de que puedas trabajar de distintas maneras. Por cierto, ¿solamente atiendes a empresas o también puedes brindar tus servicios a personas particulares?

Afitec. Afilar sierra

R: Tratamos de llegar a todo el público. Nosotros usamos Facebook para promocionarnos y hay clientes que nos escriben por ahí diciendo: “Tengo tres sierras que uso para hacer ampliaciones en mi casa o cortar madera”. 

Entonces, yo me llevo las herramientas al taller y las afilo con gusto. También puedo ir a una ferretería, una barraca o con cualquier persona particular que tenga una herramienta para cortar madera.

Ahora bien, las herramientas más caseras, como un cuchillo de cocina, no las afilamos. Nos enfocamos más en el rubro maderero. Entonces, si alguien necesita afilar sierras, brocas, cinceles o formones, podemos atenderlo sin problema. Tenemos también WhatsApp para que nos contacte.

 

P: Muchas gracias por la aclaración, Carlos. Ya nos has explicado qué servicios ofreces y cuál es tu público objetivo. Para las personas que aún no conocen Afitec, ¿puedes contarles por qué tu empresa es especial? En otras palabras, ¿por qué la gente o las empresas deberían contratar tus servicios en lugar de buscar a la competencia?

R: Yo vengo de la parte operacional de una empresa. Salí de ella conociendo todo el rubro maderero. Por lo tanto, conozco varias máquinas que se utilizan en esa industria. Tengo la experiencia para reconocer los problemas o “síntomas” que estas presenten. En cambio, los demás solo van y le venden al cliente solo porque estudiaron en un instituto para trabajar. Nosotros somos mantenedores-operadores en la remanufactura. 

Debido a esa experiencia de primera mano, mi servicio es más personalizado que el de la competencia. A veces un jefe de planta o un supervisor puede no entender qué le está pidiendo el operador. Entonces, yo llego y veo el “síntoma” de la maquinaria in situ con el empleado. Él me dice qué necesita. Yo entiendo si hay que mover una manilla, si la persona quiere que el cuchillo trabaje de una forma, si quiere que la sierra corte de otro modo, etc.

Después de llevar a cabo el trabajo, a los operadores les sirve lo que hablamos e hicimos. Posteriormente, nos siguen llamando para trabajar con ellos. Entonces nosotros vamos con esa carta, la de ser también operadores que ahora quieren emprender.

 

P: Entendemos que cuando das mantenimiento a las máquinas o herramientas, estas prolongan su “vida” útil. ¿Aproximadamente de cuánto es ese “segundo aire” que le das al equipo?

Afitec. Limpieza de máquinaR: Normalmente los procesos productivos dentro de las plantas de remanufactura son muy esquematizados y cada empresa tiene diferentes formas de trabajar. Hay algunas que les dan a sus herramientas el doble o triple de trabajo que recomiendan los fabricantes. Pero si el proveedor te dice que debes reafilar una sierra circular, por ejemplo, cada ocho horas y tú sigues esa recomendación, la herramienta te va a durar otras ocho horas como si fuese nueva.

Claro que eso puede cambiar si el equipo sufre algún accidente. Si se le quiebra una placa o se pica, hay una merma en su calidad. No obstante, en esos casos, pueden traerla al taller de Afitec, nosotros la afilamos, le damos el mantenimiento y nuevamente tendrá sus ocho horas. 

En cuanto a molduras se refiere, normalmente existe un número 05 que se maneja en remanufactura. Este representa el desgaste en el filo de la herramienta. Cuando excedes ese límite, ya tienes merma en la calidad superficial de la madera. Por ende, debes retirarla y darle filo, pues con ello le otorgarás nuevamente el tiempo que el operador necesita para trabajar.

Con lo anterior, podemos ver que el afilado de la herramienta está ligado con la actividad de la persona que está ocupando la máquina. Pero también se relaciona con el estándar que tiene la empresa. Hay compañías para las cuales no es un tema importante, porque es un producto netamente nacional. Pero si tú quieres exportar, tienes que tener una alta calidad superficial. Por lo tanto es necesario volver a afilar las herramientas.

 

P: Muy buena explicación, Carlos, en especial para quienes desconocen del tema. Centrándonos ahora en tu estrategia de marketing, hace un momento mencionaste que usas WhatsApp. ¿Hay alguna otra red social que uses para promocionar Afitec?

R: Actualmente trabajamos con Facebook, WhatsApp, correo electrónico y nos falta nada más pulir la página web para poder tener una plataforma más. Creo que es importante tener un sitio web para ir subiendo imágenes a diario y que la gente pueda conocer los trabajos que hacemos. Por ahora, son como tres o cuatro redes las que usamos para el servicio. Quizá la que más nos sirve para comunicarnos con los operadores es WhatsApp. 

Eso es importante porque gracias a la comunicación ellos van pasando la voz con los demás. Entonces, ante un problema me llaman y me dicen: “Carlos, ¿me puedes solucionar esto?”. O bien, entre ellos mismos comentan: “Hoy conocí a Afitec y ahí te pueden solucionar este problema”. De esa forma voy masificando mis servicios.

 

P: En el caso de Facebook, Carlos, ¿qué tipo de publicaciones compartes?

R: En realidad, aún no he hecho una página propia de Afitec. Por ahora publico en mi Facebook personal. Esta red tiene una sección llamada Marketplace que sirve para ir publicando algunas ventas o servicios que uno ofrece. Si bien es cierto que la gente ve ese contenido, creo que es necesario hacer una fanpage para el servicio.

 

Afitec. Corte de madera

P: Ya que hemos hablado del presente y pasado de Afitec, ahora nos gustaría adentrarnos en el futuro. ¿Cómo visualizas tu empresa o cómo te gustaría verla en unos tres o cuatro años?

R: Como he dicho, yo estoy enfocado en la manufactura, específicamente en las máquinas moldureras y sierras circulares. Entonces, mi objetivo a corto plazo, quizá para el próximo año, es dedicarme a las sierras huincha, que también se usan en mi rubro, e implementar otro tipo de herramientas. También me gustaría ampliar el taller y realizar compraventa de insumos. 

Mi otra gran meta es poder ofrecer trabajo a la comunidad de Coronel, ya que aquí hay demasiada cesantía. Quiero crecer como persona, como dueño de este pequeño emprendimiento, y con ello darle trabajo a las personas que lo necesiten.

 

La familia y tus buenas amistades son quienes te impulsan a seguir adelante.

 

P: Confiamos en que lograrás tus metas, Carlos. En el tiempo que llevas con Afitec, ¿ha habido algún momento muy difícil que te haya hecho pensar en cambiar de rubro? En ese caso, ¿qué te motivó a seguir adelante?

R: Lógicamente hay momentos en los que uno quisiera arrojar la toalla, ya que después de todo estás haciendo una inversión: pagas maquinaria, arriendo, etc. En ocasiones las plantas no responden como quisieras, empiezas a flaquear y a pensar: “Voy a vender las máquinas y volveré a trabajar en otra empresa”.

En esas situaciones, creo que es fundamental el apoyo de tu familia. Tú puedes llegar con muchas exigencias a casa, teniendo que pagar todo, cumplir responsabilidades, operar, ir de un lado a otro, etc. Pero tener esa especie de cable a tierra o respaldo psicológico evita que te rindas.

Las amistades que uno tiene también son esenciales para impulsar un negocio. Me refiero a todas esas personas que te dicen “reinvéntate”, “funda una empresa”, “sigue adelante” o “lo vas a lograr”.

Otro momento difícil ocurrió en 2019. En ese entonces las ventas de madera disminuyeron considerablemente, por lo tanto hubo varios despidos dentro del rubro maderero. Incluso varias empresas de Chile quebraron. Fue una época en que todo se veía muy negro y los comentarios eran negativos. 

A pesar de ello, pudimos salir de ese problema y ahora ya estamos a flote, independientemente de los problemas que puede haber en el país o el mundo (como la pandemia). Nos seguimos moviendo lento pero seguro y estamos contentos de que esto pueda ir paso a paso.

 

Afitec. Máquina limpia

 

P: Para finalizar la entrevista, Carlos, nos gustaría que compartieras un poco de tu experiencia con nuestros lectores. Ya que eres un emprendedor de éxito, ¿hay algún consejo que les puedas compartir a otros emprendedores o a quienes quieren iniciar un negocio?

R: Lo primero que puedo recomendar es que deben tener el objetivo claro, saber cuál es su guía. Si son especialistas en algo, enfóquense en ello. En mi caso, por ejemplo, soy experto en servicio de afilado, así que no voy a trabajar en una panadería. Lo segundo es que cuenten con el apoyo de su familia y sus amigos, créanme que eso es de mucha ayuda.

En tercer lugar, cuando ya hayan emprendido, no suelten las riendas de su trabajo, no flaqueen ante las cosas mínimas. Siempre es importante tener un objetivo claro y luchar por lo que uno quiere. Ser independiente trae un sinnúmero de ventajas, puedes depender de tu tiempo, estar más con tu familia, hacer otras cosas que quizá como empleado no podrías hacer. Así que es bueno luchar para conseguir eso.

Por último, deben tener la visión de ser jefes, de ser alguien que ayude a sus trabajadores psicológica y monetariamente, porque detrás de esos colaboradores hay familias que necesitan apoyo. 

 

Los invito a emprender con un objetivo claro, con la decisión de alcanzar sus metas y a seguir adelante.

 

Se nota que Carlos es un experto en lo que hace. Conoce a la perfección cada detalle, hasta lo más mínimo, de su sector industrial. Si a eso le sumamos la pasión que siente por su trabajo y el apoyo familiar que ha tenido todo este tiempo, no sorprende que Afitec sea una empresa estable que apunta a un buen crecimiento, a pesar de los obstáculos que pueda haber en el camino.

Podríamos decir que, como si fuese una sierra, poco a poco Carlos ha ido afilando su emprendimiento para convertirlo en la herramienta que le permitirá alcanzar el éxito. Y con lo que nos ha compartido en esta entrevista, creemos que va por un buen camino. Él es un ejemplo a seguir para otros emprendedores y para cualquier persona que quiere alcanzar sus sueños.

Si en algún momento necesitas devolverles “la vida” a tus herramientas para cortar madera, puedes comunicarte con Afitec. Carlos te dará un excelente servicio y hará que esas hojas corten como si fuesen nuevas. 

 


Cada semana, destacamos una empresa de Chile, en el marco del Plan de Digitalización MIPYME, cuya trayectoria, logros y experiencia son una inspiración para todos nosotros. Es un honor y un privilegio poder acercar estas grandes historias y aprender de ellas.