“Nadie que haya aliviado el peso de sus semejantes, habrá fracasado en este mundo”, reza la frase célebre del escritor Charles Dickens. Dicho esto, podemos determinar que, cuando se trata de ayudar a otros, el éxito llega por sí solo.

Esta verdad se ha hecho realidad en la vida de Pablo César Peña, porque su visión ha ido más allá del beneficio propio. Su espíritu y empatía lo han impulsado a fundar KineCáncer, nuestra empresa destacada de la semana en el marco del Plan de Digitalización MIPYME en Chile.

Actualmente, KineCáncer está constituida por especialistas en Kinesiología Oncológica y Rehabilitación Kinésica Integral, otorgando servicios gratuitos a niños con cáncer. El resultado ha sido parte del arduo trabajo de Pablo, quien nos cuenta cuál ha sido su motivación para iniciar este servicio.

 

KINECÁNCER. PABLO

 

PREGUNTA: Es un gusto conversar contigo Pablo. KineCáncer es un término que rápidamente nos da una idea de cuál es el servicio que brindan. Pero, ¿Podrías contarnos un poco más a qué se dedican?

RESPUESTA: KineCáncer, en primera instancia, es una PYME que intenta trabajar con todo tipo de pacientes con cáncer, principalmente niños. Los pacientes adultos reciben terapia pagada y los niños reciben terapia de rehabilitación kinésica gratuita por problemas motores relacionados con el cáncer.

Nuestro fin es social, porque en Chile hay muchas familias que no tienen la capacidad de pagar sesiones kinésicas y eso es lo que tratamos de ofrecerles.

 

P: Es admirable la labor que impulsas Pablo. Podrías ampliarnos, ¿Cómo nació la idea de brindar este servicio con sentido social?

R: Nació de la crítica social. En Chile, para recibir terapia es necesario hacerlo por la vía pública, porque la privada es súper cara y el tiempo que pasa entre lo que detectas el cáncer y el que recibes terapia es muy amplio. Cuando tú tienes un paciente con cáncer, se vuelve menos independiente y esto genera un impacto social, en la familia principalmente.

Inicié solo. Aparte de KineCáncer tengo un centro de estética. Aunque KineCáncer no es un negocio para hacerse millonario, es un negocio para poder ayudar. Aún así tiene rango de negocio porque trabajamos con adultos que tienen capacidad de pagar. En cambio, los niños reciben servicios gratuitos. Nuestros fondos los entregan los adultos con cáncer.

 

P: Sabemos que lo que ofreces va más allá de vender un producto, es más bien un servicio con sentido social. ¿Qué medios utilizas para darlo a conocer?

R: Hemos estado en una comuna, en donde un concejal nos ha ayudado a publicar información en una página de noticias. Él ha compartido nuestra información y con eso hemos alcanzado a las personas que han trabajado con nosotros.

También hemos utilizado redes sociales, Facebook principalmente. En el centro de estética que tenemos, también hay folletos informativos para que la gente pueda conocernos.

Aún no tenemos apoyo de ninguna institución y hemos estado trabajando en proyectos, pero aún están en proceso. Parte de ello es trabajar en programas gubernamentales.

 

P: Consideramos que por el tipo de servicio que brindas, has tenido que pasar por dificultades. Pero, ¿Cuál es tu mayor motivación para seguir adelante?

KINOCÁNCER.LOGO

R: Los pacientes. Tratar de hacer algo para que la salud sea de calidad y que las vidas sean tranquilas es mi motivación. Pues el cáncer acorta y limita la vida, entonces nuestro objetivo es poder dar la mejor calidad de vida para esos casos.

En Chile hay servicios de oncología, pero pagados completamente, no con nuestra metodología. El factor más importante que nos destaca es eso, que damos atención gratuita a niños.

Lo más importante cuando hablas de cáncer son los niños. Cuando los niños están en ese estado, es toda una familia afectada. En cambio, cuando uno trabaja con un niño y le da alegría, entre comillas toda la familia se alegra.

Yo no he tenido experiencias personales con el cáncer, pero mi motivación tiene que ver con lo que conocí en la universidad sobre ese tipo de problemática.

 

P: ¿Cuál es tu visión a futuro? ¿Cómo te gustaría que KineCáncer fuera en unos años?

R: Me gustaría que KineCáncer se implementara a nivel nacional y que cada región tuviera un centro oncológico de rehabilitación que fuera obligatorio, así como se han implementado otros programas para adultos mayores. Quizá no deban ser centros muy grandes, pero con atención a nivel nacional.

 

P: ¿Para ti podría ser gratificante que otras personas se involucraran en el servicio que tú brindas? ¿Qué piensas al respecto?

R: Creo que uno de los motivos por los cuales me interesaría que KineCáncer se diera a conocer es porque me sería gratificante que hubieran más personas que tengan ese interés. Por eso, sería bueno que la idea se diera a conocer, aunque no me interesa que la idea se copie, porque si se copia significa que son más personas beneficiadas.

 

Pablo César. KineCancer.

P: Lo has dicho perfectamente. En relación al mismo tema, ¿Qué consejo le darías a alguna persona interesada en abrir un servicio similar al tuyo?

R: Perseverancia quizás, porque en ocasiones no hay tiempo o hay que dejar cosas de lado. Por eso, la perseverancia y constancia son importantes. Van a haber ocasiones en las que te va ir mal y otras bien. Además, hay gente [refiriéndose a pacientes] que reaccionará mal y tratarlas será un poco difícil, la razón es porque consideran que sus vidas ya no tienen sentido.

 

Si te lleva mal, entonces no desistas,
tienes que tratarlo de nuevo. Eso es como un buen consejo que puede servir para toda la vida.

 

Conversar con Pablo es hablar con una persona que busca hacer una diferencia en las necesidades de su país. La indiferencia no es algo que lo caracterice, pues su energía y lucha están concentrados en un solo objetivo: ayudar.

Esa ayuda la enfoca en brindar oportunidades a familias que no cuentan con los recursos para acceder a tratamientos relacionados con el cáncer.

El enfoque principal de Pablo son niños. En ellos es en quien logra encontrar motivación para seguir adelante y lograr inspirar a quienes conocen más de su labor.

 


Cada semana, destacamos una empresa de Chile, en el marco del Plan de Digitalización MIPYME, cuya trayectoria, logros y experiencia son una inspiración para todos nosotros. Es un honor y un privilegio poder acercar estas grandes historias y aprender de ellas.