Los adultos mayores, con toda su sabiduría, sus anécdotas, la pasión por dejar su huella entre quienes convivimos y aprendimos con ellos a lo largo del camino, son una población muchas veces vulnerable ante la imposibilidad de vivir de forma independiente, sintiéndose queridos y tomados en cuenta y disfrutando de un envejecimiento positivo.

De ahí que Julio Morales y su esposa Cecilia hayan decidido transformar su hogar en la Residencia para el Adulto Mayor «Morada la Campana», nuestra Empresa Destacada de la Semana en el Plan de Digitalización MIPYME en Chile.

Una recién inaugurada residencia, privilegiada con múltiples áreas verdes, amplios espacios y bella infraestructura en la Quinta región de Chile (Villa Alemana), donde los propios dueños reciben con los brazos abiertos, y en familia, a quienes requieren apoyo y compañía para disfrutar de calidad de vida en sus años dorados.

A Julio -y a su familia- los impulsa ver felices, activos, incluidos y viviendo lo más independientemente posible a adultos mayores, como sus padres y suegros que siguen acompañándolos. Así que, con base en la capacitación, el desarrollo de relaciones interpersonales y el optimismo, nos cuentan que no hay imposibles, ni burocracia, ni tecnología que frenen llevar a cabo su sueño de convertir la Morada La Campana” en la primera y mejor residencia de su región.

 

Queremos cambiar el formato del tradicional
asilo de ancianos.

 

PREGUNTA: Hola Julio, bienvenida Residencia Morada La Campana a nuestra serie de empresas destacadas en Chile. ¿Podrías compartir con nuestros lectores cómo surge la idea de este emprendimiento?

Julio, propietario de la Residencia Morada la Campana.
A la derecha, Julio Morales, dueño de la Residencia para el Adulto Mayor «Morada la Campana».

RESPUESTA: Bueno, todo esto surge de una inquietud familiar que teníamos con mi señora de iniciar un trabajo conjunto y que nos gustara. Como ambos tenemos a nuestros papás vivos, pero ya son mayores y también tenemos familiares en residencias de la tercera edad, hace dos años empezamos a investigar cómo lo podríamos hacer. Nos informamos sobre la experiencia en esos lugares, su funcionamiento, los servicios que ofrecían y cómo nosotros los podíamos mejorar.

Fue así como comenzamos. Empezamos acá en la quinta región a recorrer todos los hogares de Viña del Mar, Quilpué, Villa Alemana y logramos recabar mucha información relevante para saber cómo funciona una residencia para las personas mayores.

Nuestro objetivo es salir de ese formato del tradicional asilo de ancianos, donde solamente las personas van a descansar, no se les hace ningún tipo de actividad y se les deja bajo cuidado de alguna persona prácticamente viendo televisión, escuchando la radio y sin ninguna interacción entre cuidador y residente.

Con estos antecedentes y con otra información que ya manejábamos, nos propusimos hacerlo. Nos decidimos por nuestra casa -en la que vivimos desde hace ocho años-, iniciando esta aventura en el cuidado de los adultos mayores con un sentido netamente familiar.

Buscamos que el residente que llega se sienta como en su casa, en un verdadero hogar. Pueden caminar acompañados del personal que acá los cuida, ocupar las dependencias, nadie los restringe si quieren hacer algo en particular, como por ejemplo, cocinar. Hemos pensado en todos esos detalles para que ellos se sientan bien. 

 

P: Qué bonita labor y qué gran responsabilidad. Julio, nos comentas que es un emprendimiento familiar porque lo empezaron tu señora y tú, pero ¿Quiénes están trabajando actualmente en el proyecto? y ¿Cuánto tiempo tiene la Residencia abierta al público?

R: En este momento ya tenemos tres meses desde que abrimos. Claro, formalmente, porque primero tuvimos que conseguir todos los permisos respectivos, que nos costó bastante obtener porque la autoridad sanitaria es muy exigente en ese sentido con emprendimientos de este tipo. Finalmente, logramos conseguir la autorización y superar todos los requisitos, gracias al trabajo que habíamos hecho.

Con respecto al equipo, nosotros dos estamos a la cabeza. Mi señora se encarga de las relaciones públicas, pero aparte de eso, los dos somos cuidadores certificados, que es un detalle muy importante. Ambos hicimos el curso de cuidados integrales del adulto mayor certificado por una OTEC (Organismos Técnicos de Capacitación) de acá.

Además, tenemos la calidad de ser una microempresa familiar avalada por la Red ELEAM. Creo que somos la única acá en la región. Además de nosotros, tenemos a otros miembros de la familia trabajando en la Residencia.

El kinesiólogo es mi sobrino, una de los paramédicos es mi hermana, una manipuladora de alimentos es mi otra hermana y la persona que está encargada del aseo es mi hija, quien, en este momento aparte de estar trabajando acá, es estudiante de psicología de segundo año, así que le sirve para trabajar y costear sus cosas.

Como ven, ésta sí es una empresa netamente familiar, aquí no hay engaño ni nada. Todos trabajamos acá.

 

P: ¿Cómo ha sido ese camino en estos pocos meses que lleva abierta la Residencia Morada La Campana? y para ustedes Julio, ¿Cuáles han sido los retos más grandes de este emprendimiento?

Residencia Morada la Campana. Atención a los ancianos.R: Bueno aparte del que hablamos anteriormente del tema burocrático para conseguir todos los permisos, yo creo que no es tanto un reto. Si uno tiene las ganas, el optimismo y entiende en qué va a consistir su trabajo, el reto es mínimo.

Lo hacemos de tanto agrado que, por ejemplo, esta es la casa principal donde está la residencia y nosotros vivimos atrás en la otra casa, así que nos levantamos con ganas de trabajar. Es un trabajo que a nosotros nos reconforta.

Nuestro reto, más que nada, es hacerlo mejor. Tenemos la visión de que queremos ser la mejor residencia de adulto mayor aquí en Villa Alemana o incluso en la Quinta región. Ese es nuestro desafío.

Yo creo que con las actividades que hacemos, lo estamos consiguiendo. Además, tenemos un enlace con la municipalidad, una alianza con el centro cultural de Villa Alemana, que nos permite llevar a algunos de los residentes en condiciones, a disfrutar de obras de teatro, musicales, festivales y películas.

Al igual que con la casa del adulto mayor, donde también los llevamos a talleres de mantenimiento de la memoria y ejercicios de kinesiología. Estas alianzas nos sirven bastante porque aparte de tener las actividades que los residentes necesitan, sirven para socializar con el exterior. Se juntan con otras personas, interactúan y van a otro lugar, salen de la residencia con la autorización de sus apoderados y pueden entretenerse con otras personas de su misma edad.

 

Sentimos que Instagram es menos agresiva
que otras redes sociales.

 

P: Antes de decidirse por una Residencia para un familiar mayor -que puede estar en un momento vulnerable- hay todo un proceso delicado en su rubro, en el que los clientes tienen que investigar mucho y confiar en los proveedores. ¿Cómo están ustedes dando a conocer sus servicios? ¿Cuál ha sido la manera más estratégica de llegar a sus clientes hasta ahora?

R: Principalmente, nosotros nos estamos dando a conocer a través de publicidad, folletos y redes sociales, lo más básico. En las redes, a través de Instagram. A diario subimos información, momentos, actividades, para que la gente vea de la forma más transparente cómo funciona nuestra residencia, las dependencias que tenemos, lo que hacemos con ellos y el cariño que se les da a los adultos mayores.

Creo que nos ha servido bastante porque tenemos visitantes y muchos “me gusta” [ríe con picardía]. Sentimos, hasta el momento, que Instagram -que se llama igual que nuestra residencia “Morada La Campana”- es la mejor forma de estar en las redes y de que la gente pueda observar cómo es esto.

Las otras redes sociales no las ocupamos mucho debido a que encontramos que ésta es la más apropiada, no es tan agresiva como las otras, que tienen muchas noticias.

 

Res Morada la Campana. Evento familiar.

 

P: Y cuéntanos, ¿Por qué crees que es importante, incluso con un tema como el de los adultos mayores, que haya publicidad en Internet?

R: Creemos que en la actualidad las redes sociales son una gran herramienta para llegar a los diferentes mercados, en este caso, relacionados con los adultos mayores.

Nos permiten llegar a personas que de repente por motivos de trabajo o motivos de espacio o un sin número de motivos más, deciden tomar la gran decisión de llevar sus seres queridos a una institución. Entonces, creo que Internet, las redes sociales, la página web, son herramientas muy útiles.

 

Estamos siempre en la senda del conocimiento.

 

P: Julio, nos comentabas que ustedes, por ejemplo, se certificaron como cuidadores integrales para llevar a cabo este emprendimiento, ¿Cómo ha sido todo el proceso de capacitación? y ¿Por qué crees que es importante para los emprendedores capacitarse y estar en continua formación?

R: Sin duda, capacitarse es importante para ir adquiriendo conocimientos con respecto a la materia que a uno le interesa. Estamos siempre en la senda del conocimiento, acá en Villa Alemana hay una OTEC que es muy buena, que es donde nosotros hicimos el curso. Imparten diversos cursos relacionados con nuestro rubro y nosotros nos hacemos partícipes. 

También somos parte de la Red ELEAM, de la Fundación Oportunidad Mayor, quienes nos invitan a diferentes actividades a nivel regional para el entretenimiento y cuidado del adulto mayor. 

Residencia Morada la Campana. Cuidado del anciano.En cuanto a la capacitación, también es muy importante mantenerse actualizado. Hay mucha materia con respecto a las personas mayores y uno tiene que ir actualizándose. 

Por ejemplo, hemos concurrido a varios conversatorios. Recientemente fuimos a Santiago a un conversatorio que contaba con mucha gente adulta, entre ellos, actores, deportistas, músicos, todos muy conocidos a nivel nacional. 

Estos encuentros nos van sirviendo para ver qué quieren los adultos mayores, qué piensan,  porque es muy importante saber lo que ellos piensan en estos tiempos en que todo ha cambiado. Nos nutre saber cómo enfrentarnos a lo que nuestros potenciales residentes quieren, porque son diferentes generaciones.

Entonces, sí, nosotros consideramos que la capacitación es algo fundamental. Hacemos reuniones acá también con el director técnico. Él imparte reuniones a todos los que trabajamos acá sobre temas de primeros auxilios, cuidados, posiciones y un sin número de cosas más, relativas a la salud.

 

P: Claro, es clave hoy en día. Y con respecto al mercado y sus valores diferenciadores, Julio, ¿Qué crees que diferencia su Residencia de la competencia?

R: Yo creo que son tres cosas. La primera es que la residencia es atendida por sus propios dueños, con un sentir muy familiar, y cuenta con atención personalizada por personas que tienen un verdadero compromiso con los adultos mayores, por los motivos que anteriormente hemos conversado. 

 

Residencia Morada la Campana. Actividades.

 

La segunda, es que no tenemos el típico formato del asilo de ancianos antiguo. Así como han ido modernizándose muchas cosas, lo que hablábamos sobre las redes sociales y las capacitaciones, nosotros también nos actualizamos. Intentamos darle a las personas otro sentido en esta etapa de la vida, que su estancia acá sea entretenida, que puedan salir, que puedan disfrutar, que puedan sentirse como en su casa. De hecho ése es nuestro lema. 

Y el tercer punto es que afortunadamente nosotros tenemos una residencia que es muy bonita en cuanto a la infraestructura. Contamos con múltiples áreas verdes, grandes espacios donde ellos pueden compartir y hasta piscina. Sabemos que no pueden nadar, pero por ejemplo en verano, al estar en un ambiente al lado de una piscina, cambia el día a día. 

 

Residencia Morada la Campana. Piscina.

 

Creo que esas tres cosas y agregaría una cuarta que es hacerlos interactuar con el mundo exterior. Cuando llevamos a nuestros residentes al exterior para que socialicen y estén en contacto con otras personas, el ambiente es mejor y la satisfacción es mayor.

 

P: Julio y para concluir la entrevista, podrías compartir con nosotros un poco de sus sueños como emprendedores de ¿Cómo visualizan a la Residencia para el Adulto Mayor «Morada la Campana» en cinco años?

R: Es simple, en tres palabras, yo la veo como “la mejor residencia” de la Quinta región. ¡Ni una palabra más! [ríe orgulloso]

 

Residencia Morada la Campana. Sala de estar.

 

La historia de Julio y su familia en la apertura de la Residencia para el Adulto Mayor «Morada la Campana» nos invita a reflexionar la importancia de creer en lo que hacemos, de ser inclusivos, capacitarnos para lograrlo e ir evolucionando con la época en que vivimos.

Siempre es posible aspirar a ser los mejores en el rubro en el que emprendemos, con las herramientas adecuadas, y tejiendo las redes necesarias, los emprendimientos micro familiares también demuestran la utilidad de confiar en el equipo, los clientes, los usuarios y sobre todo en nosotros mismos.

 


Cada semana, destacamos una empresa de Chile, en el marco del Plan de Digitalización MIPYME, cuya trayectoria, logros y experiencia son una inspiración para todos nosotros. Es un honor y un privilegio poder acercar estas grandes historias y aprender de ellas.