La empresa destacada de la semana en nuestra serie de entrevistas del Plan de Digitalización MIPYME en Paraguay es Pequeño Encuentro. Un emprendimiento delicioso de reciente data que ha lanzado al mercado Jazmín Gaona.

En tan solo unos meses, este negocio de bocaditos salados y dulces hechos al horno ya empieza a abrirse un espacio en las fiestas, oficinas, convites familiares y “pequeños encuentros” de Luque, Departamento Central de Paraguay. 

Jazmín aún combina su trabajo profesional con este joven emprendimiento, demostrando que cuando se tienen los ingredientes correctos como la pasión, la creatividad y la dedicación; las herramientas adecuadas y el apoyo necesario, se pueden conseguir los más suculentos resultados, en la cocina, en los negocios, y en la vida misma.

 

PREGUNTA: Hola Jazmín, bienvenida a la serie de empresas destacadas de la semana de Paraguay. Cuéntanos un poco, ¿Cómo surge Pequeño Encuentro y qué ofreces?

Pequeño encuentro. Pastel de cumpleaños
Pasteles de cumpleaños de Pequeño Encuentro hechos a mano.

RESPUESTA: Bueno, la historia es que yo tenía como pendiente ir a estudiar y perfeccionar todo lo que sé hacer. Y una vez que empecé a ir a las clases y sacar cositas, los amigos y conocidos me empezaron a hacer pedidos. Y ahí surgió la idea. “Esto me podría ser rentable como un extra a mi trabajo”, me dije.

Siempre me ha gustado cocinar y recientemente vi la necesidad de ofrecer bocaditos tanto salados como dulces, pero todo al horno. Cada vez nos intentamos cuidar más y comer opciones más sanas; por eso, se me ocurrió que hacer todo al horno sería una opción más saludable.

Además, me preocupo mucho por el valor nutricional de mis bocaditos. Tratamos de ofrecer un balance nutricional en todas nuestras cartas de productos, incluso en los productos dulces, intento que sean lo más naturales posible.

 

P. Entonces uno de tus principales valores diferenciales es que todo es hecho al horno. ¡Qué interesante! Jazmín, y ¿Cuánto tiempo tienes con Pequeño Encuentro y por qué ese nombre?

R. Desde que empecé a hacer las ventas, ya van cinco meses. Aún estoy en trámite de todas las inspecciones y la documentación, pero ya la empresa está registrada. Apenas estoy empezando, pero ha ido todo muy rápido, en las redes, con la web. Afortunadamente todos los días tengo pedidos gracias a Kolau [ríe orgullosa].

El nombre Pequeño Encuentro viene justamente porque ofrezco productos para esos eventos cercanos, esos encuentros entre amigos, familia, compañeros. Y el slogan es “Tu evento es el mío”. Porque como proveedora de estos bocaditos, uno se introduce en el evento del cliente para poder darle el gusto e ir coordinando todo. 

En lo que ofrezco debo tener muchas cosas en cuenta: la razón del encuentro, las edades, qué consumen y qué no, la cantidad de invitados, etc. Todas esas cosas. Uno se involucra, y a mí por suerte me gusta organizar y participar.

 

P. Pero en tu página web tienes fotos de muchísimos productos, es decir que has estado cocinando y trabajando muchísimo estos meses ¡Y qué buena pinta tiene todo!

Pequeño encuentro. Marmolada.
Marmolada para eventos.

R. Sí, he tenido muchísimo trabajo. Claro, yo hago medio tiempo en mi trabajo tradicional, así que por los momentos sólo le dedico la otra media jornada al emprendimiento. Realmente todo empezó como una afición, pero he ido creciendo muy rápido. Después de que hice la publicidad con Kolau, se ha movido todo de manera increíble.

Y bueno, es muy importante que ha gustado mucho todo lo que hago. Las recetas son coordinadas con una amiga que es nutricionista. Le he dedicado mucho tiempo a formarme, a seguir a especialistas y recibir ayuda en este sentido, para mantener todas las recetas y todos los bocaditos balanceados y lo más sanos posibles, ganando en salud, pero sin perder en sabor.

 

P. Jazmín, y ¿Llevas el emprendimiento tú sola? ¿Haces tú todos los bocaditos?

R. Sí, empecé yo sola. Ahorita tengo varias personas que me ayudan dependiendo de la cantidad de pedidos que tenga. A veces somos tres o cuatro. Pero como he estado creciendo, y ha sido tanta la demanda, también he tenido que mejorar e invertir en dotar mi laboratorio de cocina. Por ejemplo, hace poco adquirí una amasadora que necesitaba para sacar más y mejores masas en menos tiempo.

Me ha ayudado mucho la formación. Es la capacitación en mi rubro la que ahora me permite organizarme bien con todos los tiempos, los insumos, los costos, saber qué comprar, cuánto comprar, qué artefactos e instrumentos usar, qué técnicas son mejores, y así ser más productiva y eficiente.

Además, las formaciones que he hecho, también me han ayudado a poner un precio de venta final correcto. Uno a veces pone mal el precio guiándose por cómo está el mercado, y a lo mejor no es tu precio de venta final, por cómo compraste tu producto y tus insumos. Entonces uno tiene que sacar bien los costos para poder dar un buen precio de venta final, ya sea más alto, más bajo o igual al mercado, pero para no trabajar en balde.

 

P. Claro, conocer muy bien tu estructura de costos te puede permitir competir también en precios porque sabes cómo utilizar la estrategia adecuada.  ¿Cómo crees que se está dando este proceso de profesionalización en tu rubro?

Pequeño encuentro. Pasteles decorados.
Pasteles con fondant hechos por Pequeño Encuentro.

R. Sí, es que ya no sólo son cursos de cocina. Tenemos mucha formación en ventas y cursos comerciales. En estos cursos no se hace una sola unidad, se hacen veinte unidades, y uno aprende a manejar la estructura de costos y a pensar como dueña de negocio.

Además, aprendemos de maquinarias y cuáles son las adecuadas, de marcas y muchas cosas más. Entonces, los cursos de preparación son muy importantes. Con ellos yo supe que a mí lo que me hacía falta era invertir en algunas máquinas en ese momento, para poder ampliar mi producción.

 

P. Jazmín, y con todo ese aprendizaje, ¿Qué consejo le darías a otros emprendedores que apenas se están planteando empezar?

R. Antes de iniciar una pequeña empresa, creo que lo más importante es capacitarse en lo que uno quiera llevar a cabo. Lo primero es conectar información para tener un buen producto a la venta.

Un gran consejo que me dieron es que no invierta demasiado hasta tanto no me vayan conociendo. Claro, lo que no debe faltar son los insumos para mi empresa, para que yo pueda producir. Pero de repente uno se equivoca en montar un local, una infraestructura, y no te conocen, y pierdes mucho tiempo en hacerte conocer, mientras tienes muchos gastos.

Entonces hay que empezar por las redes sociales, así, poco a poco en una página, e ir haciendo tus productos. Después se va creciendo progresivamente con el negocio. Hay emprendedores que se equivocan. Hay que empezar la mini empresa, hacer los productos, ofrecerlos de cierta manera, darse a conocer y después ir orientando todo a lo que te van pidiendo tus clientes.

 

P. Y esta fórmula te ha ido funcionando con Pequeño Encuentro, ¿cierto?

R. Sí, la verdad es que me ha funcionado muy bien. Estoy muy feliz porque no tengo tantos gastos fijos, y todo lo que estoy haciendo de ganancia lo estoy reinvirtiendo.

Por eso tengo todos los insumos que necesito, ahora tengo las máquinas que adquirí, y también puedo pagar personal cuando lo requiero. Si lo hubiese hecho de otra manera, probablemente no estaría ganando sino perdiendo dinero y no estaría creciendo como lo estoy haciendo ahora.

 

P. Jazmín y ¿Qué tan retador es trabajar con el tema de productos perecederos y de alimentos?

Pequeño encuentro. Repostería con frutas.R. La línea de productos que más sale es la dulce. Todos los pedidos trato de manejarlos con los tiempos correctos, porque, aunque depende de los dulces que tengamos o que nos pidan, todos tienen una duración de 24 a 48 horas. Sin conservantes.

Yo me enfoco mucho en el cuidado de la salud y la nutrición. Está bien, a mí me gusta el alfajor, pero no por eso voy a comer el que tiene los aditivos venenosos. Voy a comer y a cocinar el más natural y el que va a durar las 48 horas para que el cliente lo consuma bien. Entonces trabajo sobre pedido. Y esto a su vez impacta en que mis productos sean también más saludables.

 

P. ¿Cómo es ese proceso de venta en Pequeño Encuentro?

R. Mis clientes me escriben en la página web o me llaman al WhatsApp. Luego hacemos una especie de reunión a ver qué necesita y para qué tipo de evento. Si es para la casa, si es para un fin de semana, para un cumpleaños, un Coffee-break.

Dependiendo del tipo de evento, coordinamos, y vemos cuánto es el presupuesto. Entonces yo le ofrezco los productos que podrían venir bien de acuerdo con el horario, si es de mañana, si es de tarde, si es de noche, y le comento los productos que estarían en ese precio que quiere gastar el cliente. 

Porque si me piden solo una torta, les voy a dar una torta; pero suelo asesorar mucho más a mis clientes, sobre todo aquellos que están organizando algún evento. Yo necesito recibir la información del cliente, qué es lo que quiere transmitir al exhibir mi producto. Entonces al tener esa información, yo lo llevo al plato.

Por ejemplo, yo procuro hacerle ese asesoramiento para que, si es de mañana que sea masa seca, galletitas, tartas de frutas, productos no tan dulces como si fuese en la tarde, etc. La tarde lleva más dulce, más crema, lo que se da mejor para la merienda. Entonces yo le oriento dependiendo del evento, para que tenga distintas opciones.

 

P. ¿Y cuáles son esos productos estrella que nunca faltan en los pedidos a Pequeño Encuentro?

R. Dependiendo de la hora del evento. Si es a la mañana, para los desayunos o breaks, tenemos muchos pastelitos gourmet con buen queso. Después tengo la tarta de manzana, tarta de guayaba. Tenemos galletitas de tres leches. Tenemos varias masitas secas. En la tarde, brillan las medias lunas, los alfajores, los bollos rellenos de leche, de guayaba.

Pequeño encuentro. Pastel de cumpleaños para niños.Hacemos cosas muy variadas. Para un baby shower, cumpleaños infantil o fiestas de 15 años, entonces están los cupcakes, las mini-tortas, las tortas decoradas, y otro tipo de productos con otra decoración, cosas más personalizadas y muchos chocolates diferentes. 

Para casamientos, también los productos cambian. Casitas de chocolates, cremas o mousse, terminación de chocolate o con glucosa, o sea productos más elaborados. Así de todo un poco, y muchas tartas, tarta de frutas, tarta de durazno, pie de limón. Y lo que me piden mucho en las oficinas, son las tortas para cumpleaños.

 

P. Qué bueno, cuánta variedad. Jazmín, cuéntanos ¿qué es lo que más satisfacción te ha dado hasta el momento y como visualizas a Pequeño Encuentro en los próximos 5 años?

R. Creo que lo que más me gusta es que yo pude hacer algo que mucha gente quiere. Hacer lo que le gusta y ganar dinero con ello. Uno se siente bien, porque la gente se queda feliz y conforme con lo que llevamos, y en mi caso es una satisfacción porque hago lo que me gusta. 

A futuro yo quiero crecer mucho más. En principio, poder llegar a todo el país. No tengo límites de fronteras. Puedes tener tu evento o cumpleaños al otro lado del país, y yo me voy y te hago todo. Llevo todo listo y allá hago las terminaciones. Es algo que ya tuve que hacer, y no tuve problema. Y claro, para eso estar presente digitalmente es importante, muy importante.

 

Pese a que la historia de Pequeño Encuentro se remonta a tan sólo medio año calendario, el entusiasmo y dedicación de Jazmín Gaona por la cocina y por los bocaditos saludables al horno, ha hecho que su emprendimiento empiece con bases sólidas para todo lo que viene.

Como la propia Jazmín nos cuenta, si hay tres cosas que le han permitido llevar su hobby a un negocio tan rentable en tan poco tiempo son: la formación continua (tanto en su arte como en negocios), innovar en su rubro con una oferta muy diferenciada y aprovechar las herramientas digitales para darse a conocer y llegar a sus clientes. Si quieres saber cómo Kolau puede apoyarte con su Plan de Digitalización MIPYME, o dudes en contactarnos.

 


Cada semana, destacamos una empresa de Paraguay, en el marco del Plan de Digitalización MIPYME, cuya trayectoria, logros y experiencia son una inspiración para todos nosotros. Es un honor y un privilegio poder acercar estas grandes historias y aprender de ellas.