Hay situaciones que nos marcan de una u otra manera en nuestras vidas, tanto que en ocasiones queremos que alguien nos escuche. Hablamos de algún amigo o persona de confianza que nos entienda y, por qué no, pueda brindarnos un consejo o una felicitación. 

Carlonia Geldres pasó de ser solo esa amiga a toda una profesional de la Psicología Transpersonal. Poco a poco se dio cuenta de que podía escuchar a otras personas y ayudarlas a seguir adelante. Con esto en mente, fundó su marca llamada Psicólogo Transpersonal, nuestra empresa destacada de la semana en el marco del Plan de Digitalización MIPYME en Chile.

A simple vista puede parecer que se trata de un consultorio más de psicología, sin embargo las técnicas terapéuticas de Carolina son muy diferentes a las convencionales. Ella intenta llegar a lo más profundo del ser de sus pacientes para solucionar esos problemas que no los dejan tranquilos, garantizando la efectividad de la terapia.

Carolina nos brindó un espacio en su agenda para explicarnos mejor en qué consiste la psicología transpersonal y su importancia para la vida de sus pacientes.

 

PREGUNTA: Muchas gracias por atender la entrevista, Carolina. Para empezar y romper un poco el hielo, ¿nos puedes contar en qué consiste tu emprendimiento?

RESPUESTA: El emprendimiento se llama Psicólogo Transpersonal. Esta empresa, si se le puede entender así, es una consulta que ofrece el servicio de terapias psicológicas. Me enteré por medio de Kolau del ofrecimiento que tiene con Chile para fortalecer a las pymes y a partir de ahí empecé a crear esto de manera más física. Pero yo venía ejerciendo desde el 2018 como psicóloga.

La diferencia de esta psicología con las demás es que al ser humano se le concibe desde sus diferentes dimensiones. Cuando alguien asiste a mi consulta, tratamos de trabajar y de conectar a través de su experiencia. Esta se concibe como el trabajo con el cuerpo, la emoción, la personalidad y con aspectos más psíquicos de la persona, sean conscientes o inconscientes. 

La intención es encontrar lo que el ser humano está viviendo en el presente. ¿Cómo podemos acceder a eso? Mediante lo que comenté: lo que la persona está sintiendo, lo que su emoción y sus pensamientos le están diciendo y tratar de buscar una sintonía o coherencia con esos aspectos.

 

La psicología me ha ayudado a entender al ser humano
de mejor manera.

 

P: Gracias, Carolina. Estamos viendo en tu página web con Kolau que entre tus servicios aparecen la hipnosis ericksoniana y la interpretación de sueños. ¿Nos podrías compartir en qué consisten estas técnicas?

R: Hay muchas más, pero yo trabajo principalmente con esas técnicas de terapia para intentar acceder al contenido o conocimiento inconsciente que tiene el paciente al momento en que asiste conmigo. 

La interpretación de sueños la trabajo desde la psicología analítica, básicamente con el conocimiento o las técnicas que entregó Carl Jung. A partir de eso el paciente trae sus sueños y tratamos de analizarlos. La mayoría de las veces estos responden al contexto particular que está viviendo la persona. Nos hablan de sus vivencias presentes o de cosas que él haya experimentado en su pasado, pero cómo estas se vinculan con la actualidad. 

Por ejemplo, ha habido sueños que me han hablado de un abuso que no ha sido concientizado, de sensaciones de abandono, de un autoestima baja y un sinfín de temáticas. A veces, el paciente que asiste a la consulta tiene una crisis de pánico. Cuando me presenta un sueño, decimos: “Aquí está el significado de tu crisis”. Básicamente trabajamos desde el origen y cómo eso se manifiesta hoy como un malestar.

La otra técnica es la hipnosis ericksoniana y apunta un poco a lo mismo: acceder al contenido inconsciente y cómo lo podemos traducir a partir del consciente para trabajarlo de otra manera. 

En esta hipnosis, al ser ericksoniana y tener ciertas particularidades, entramos en una especie de trance en el que la persona se prepara física, psicológica y emocionalmente para que esté dispuesta a poder manifestar lo que está oculto. Se induce a una relajación y concentración profunda hacia qué le está pasando y desde ahí emerge dependiendo de cada caso.

Con esta técnica también emergen abusos y los menciono porque, según mi percepción, el 80% de las personas que acuden a mí ha tenido alguna situación de vulnerabilidad en ese aspecto. A partir de ese punto se empieza la sanación. 

Cabe aclarar que lo que expongo son técnicas terapéuticas que muchas veces se pueden trabajar con metodologías. También podría hablar de esos métodos que utilizo, ahí son dos grandes escuelas que tienen que ver con la Gestalt y el Focusing, pero ese ya es un tema muy extenso. 

 

Psicólogo Transpersonal. Clínica de Carolina

 

P: Es interesante que te dediques a este tipo de psicología y que apliques estas técnicas. ¿Hubo algo que te motivó a enfocarte en este tipo de terapias?

R: Sí, por supuesto. Yo soy antropóloga de formación y en la Antropología hay una rama particular que tiene que ver con la personalidad. Esta área estudia ciertos aspectos desde el punto de vista cultural. Además, a mí siempre me interesó la psicología de forma paralela, entonces quise utilizar esa psicología de manera complementaria.

A medida que fui estudiando, me di cuenta de que me gustaba porque entregaba otra visión que tiene que ver mucho con la Antropología por el hecho de ver al ser humano como un ser completo. Este tipo de psicología indica que la cultura y la personalidad afectan y a través de ello se puede entender mejor a las personas, observarlas con su complejidad. Entonces, la psicología me ha ayudado a entender al humano de mejor manera. 

Posterior a eso, cuando empecé a ejercer me di cuenta de que aprendía mucho más desde la práctica: los pacientes me podían enseñar con el fin de facilitar también su entendimiento y lograr un bienestar general. Con la práctica me di cuenta de que realmente era lo que quería hacer.

 

P: Ya que mencionaste que estudiaste Antropología, ¿nos puedes contar con más detalles cuál fue tu preparación académica para poder ejercer la Psicología Transpersonal? ¿Cuántos años pasaste estudiando?

Psicólogo Transpersonal. Carolina en su clinicaR: En Antropología estuve los 5 años que dura la carrera, en Temuco. Posteriormente desarrollé un Diplomado en Peritaje Antropológico, Social y Psicológico que me ayudó a comprender un poco ciertos procesos, pero desde el punto de vista de las leyes. También aprendí cómo en el fondo podía ser un perito y cómo ofrecer ese servicio en el sistema judicial.

Luego de eso me vine a Santiago y me interesó también la temática de personas drogodependientes. Entonces saqué otro postítulo en Gestión de Riesgos y Reducción de Daños en este tipo de población, el cual es un sistema particular de cómo trabajar con quienes tienen problemas de drogadicción.

Posterior a eso estudié Psicología Transpersonal en el Instituto Humanista Transpersonal. Esa duración se concebía como un diplomado, pero terminó siendo una carrera en sí, con una mayor duración y un pénsum mucho más completo. Su objetivo es crear terapeutas que puedan trabajar la psicología a partir de los postulados de la Psicología Transpersonal.

 

P: Tuviste una gran preparación, Carolina. Podemos darnos una idea de que esos conocimientos hacen especial tu emprendimiento, pero, ¿qué más hace especial a Psicólogo Transpersonal? Es decir, ¿por qué alguien debería animarse a probar este tipo de terapia contigo?

R: Creo que lo que anima a las personas que acuden a mí son las experiencias deficientes que han tenido desde el punto de vista personal. En el fondo, algunas han tratado la problemática con otro tipo de psicología quizá más asociada a aspectos clínicos, pero digamos que no han tenido una buena experiencia. Entonces, se han enterado de esta nueva era de la Psicología Transpersonal y han querido experimentarla. 

Creo que han visto que este tipo de psicología trabaja con otro tipo de dimensiones y con muchos ejercicios prácticos. Los pacientes son capaces de asimilar mejor lo que les está sucediendo y a partir de eso pueden resolverlo. No son sesiones en las que nos vamos a sentar uno frente al otro y solamente vamos a conversar, sino que vamos a complementarlo con cómo el cuerpo es capaz de darnos información respecto a lo que está pasando.

Por ejemplo, yo le puedo cuestionar al paciente: “¿Por qué tú me dices que te sientes bien y veo que tu pierna tirita cada vez que hablamos?”. Eso me indica que hay algo ahí que el cuerpo nos quiere decir. Entonces tratamos de confrontarlo, le explico a la persona que tenemos que ver qué está pasando, qué siente, qué dice su cuerpo y si esto tiene relación con sus palabras. Eso es en la primera sesión y considero que es una característica particular de mi trabajo. 

A partir de ese punto, la sesión se vuelve vivencial, las personas logran integrar este conocimiento y darse cuenta de lo que realmente está sucediendo. Y el otro punto importante es que, como señalo en la página, las sesiones no se restringen a un horario establecido. Si tú vienes conmigo, no te voy a decir que ya terminamos y que te puedes ir después de 45 minutos o una hora. 

Lo que a mí me interesa es que la persona no se vaya hasta que se cumpla el objetivo de la sesión. Entonces, tengo citas de mínimo una hora y media y otras que duran dos horas o hasta dos horas y media. La persona asimila o vive su proceso de manera particular. 

 

Psicólogo Transpersonal. Carolina con plumas

 

P: Gracias, Carolina, es muy interesante y beneficioso para tus pacientes que trabajes de esa manera. ¿Las personas a quienes atiendes deben volver siempre contigo para continuar un tratamiento? ¿O puede haber casos en los que sea necesaria solo una consulta?

R: Es interesante la pregunta, pues no siempre es necesario que las personas vengan, por ejemplo, cada tres meses. Tampoco creo en esa temporalidad. Me he dado cuenta de que hay personas que vienen tres veces y están muy bien. Hay otras que vienen dos meses y se encuentran mejor. Y hay algunas a quienes les propongo que vengan mínimo otras veces para ver cómo van y a partir de ahí tratar de resolver cualquier problema que tengan. 

Por otro lado, yo envío mucho trabajo para la casa, ejercicios diferentes a los que hacemos en sesión. La idea es que hagan actividades sin la necesidad de que yo esté presente. Con esto se demuestra el compromiso de quienes vienen. Lo mínimo lo hacemos en sesión y el resto se lo llevan de tarea para toda la semana o cada quince días, dependiendo de cuándo toque otra cita. 

Para esto último tomo en cuenta la disponibilidad del paciente (tiempo y dinero). Siempre podemos llegar a un tipo de acuerdo. Entonces, lo que va a determinar cada cuánto me visiten los pacientes será el trabajo, el compromiso y los recursos con los que cuenten. Cada caso es muy particular y no puedo dar un tiempo estándar, es imposible e irresponsable desde mi punto de vista. Cada semana voy agendado, cada semana es diferente la una con la otra

Posteriormente, cuando las personas concluyen el tratamiento, vienen una vez si tienen algún problema particular. O quizá acuden a mí porque quieren que les interprete un sueño o desean trabajar con un dibujo, ya que también trabajo con arteterapia. Eso se trabaja en una sesión. Si a partir de ahí nos damos cuenta de que hay algo nuevo que se liberó, comenzamos un nuevo proceso que puede durar lo mínimo o mucho más.

En este punto también se puede llegar a un acuerdo. Hay personas que me han dicho que todavía les falta, entonces yo les pregunto: “¿Qué crees que hace falta?”. O el caso contrario, les puedo preguntar: “¿Por qué quieres irte si aún falta?”. Entonces vamos conversándolo y viendo hasta qué punto la persona se siente dispuesta a seguir indagando.

Incluso puede darse el caso de que las personas no enganchen con este tipo de terapia y quieran algo más convencional. Pero me he sorprendido porque los resultados han sido muy buenos, a pesar de que me he topado con prejuicios respecto a esta psicología y a la edad. Yo he atendido desde adolescentes hasta personas de 70 años. A los niños no los atiendo porque siento que me falta conocimiento base para ello.

 

Prefiero pulir al máximo lo que tengo.

 

P: Nos parece increíble lo que nos has contado, Carolina. Como dices, cada sesión y cada caso que atiendes es único. Centrándonos ahora en tu estrategia de marketing, ¿utilizas las redes sociales para promocionar tus servicios o para mantener comunicación con tus pacientes?

R: Sí, estoy en varias plataformas. Lo primero que creé fue una página personal en la cual subo artículos de mi autoría. También tengo en ella todos los datos detallados de la metodología y técnicas que utilizo. Hay un blog que es complementario a la página.

La otra plataforma es la página de Kolau, la cual permite trabajar con Google. Si escriben “psicólogo transpersonal” en el buscador, ahí voy a aparecer yo. Incluso si visitan este sitio web, pueden ver mi dirección en la parte inferior, en el mapa.

Y lo último en que he estado trabajando es un podcast llamado Latido Animal. Me asocié con una amiga de otra área para grabar varios episodios. Nos pueden encontrar en Spotify y en YouTube y escuchar cómo a través de la Psicología Transpersonal se tratan diversos temas: la cuarentena, las relaciones humanas, la soledad, la identidad, etc. 

 

Psicólogo Transpersonal. Veladora en clínica.

 

P: Gracias, Carolina. Ahora nos gustaría hablar un poco del futuro. Pensando en un corto o mediano plazo, ¿hay algún cambio o estrategia que quisieras implementar en Psicólogo Transpersonal? Con esto nos referimos a, por ejemplo, implementar más técnicas, contratar personal, hacer publicidad en otros medios, etc.

R: Todo ha sido muy incierto con la crisis sociopolítica que vivimos en Chile. A partir de ello tuve que replantearme muchas cosas: de qué manera atender para que fuese seguro y que los bloqueos de caminos no afectaran al paciente o a mí.

Ahora con el coronavirus se volvió aún más incierto. Creo que inicialmente mantendré el mismo sistema, voy a atender en mi consulta y en uno de los lugares donde vivo también. Dependiendo de la afluencia de pacientes que tenga, estoy apuntando a tener otra consulta en el sector oriente de la capital. 

Me he dado cuenta de que dependiendo en dónde vives así asistes a una consulta. Es difícil que alguien que llega de su trabajo a las 21:00 quiera una sesión. Entonces, quiero acercarme a otras latitudes que me permitan apuntar a otro público. Creo que todo dependerá de la situación social y económica.

Y respecto a lo que vengo haciendo, creo que el plan es perfeccionarme. Llevo aproximadamente un año y medio en esto, los resultados han sido bastante buenos, pero las dinámicas requieren que constantemente esté estudiando más. Así que apuntaría a perfeccionarme en la Gestalt, pero creo que no a trabajar con otras técnicas porque al final terminaría queriendo hacer todo y no haría nada. Prefiero pulir al máximo lo que tengo.

 

P: Esperamos que puedas llevar a cabo esos planes, Carolina. Ya que nos hablaste de un corto plazo, nos gustaría saber cómo visualizas a tu empresa dentro de unos 5 o 6 años.

R: Es bastante tiempo, pero creo que en lo laboral ya tendría sí o sí otra consulta. Creo que también me gustaría dedicarme a la formación de personas que ya hayan ejercido como psicólogos clínicos o que sean psicólogos en formación transpersonal. Quiero compartir la forma en la que trabajo y volverla una especie de sello propio.

Para ello necesitaría un espacio de formación como los que hoy tengo, pero de una manera más formal. Intentaría enseñar la interpretación de sueños desde la psicología analítica, que se trabaje en la psicología clínica y transpersonal, yo podría aportar este conocimiento y dejar un legado o formar un equipo de trabajo que se dedique a esta área.

Pienso en eso porque, si voy a tener otra consulta, tendré una cantidad de pacientes más grande y no me daré abasto, sobre todo por una cuestión de tiempo. Como mencioné, nunca me voy a limitar a atender solo una hora. La forma en que yo trabajo no me lo permite. No corresponde que la persona se vaya a la mitad de algo que estamos haciendo. Para lograrlo voy a necesitar a otra persona que pueda trabajar a la par mía con el mismo compromiso.

 

Psicóloga Transpersonal. Foto de Carolina

 

P: Hace un momento mencionaste la crisis política en Chile y la pandemia que se vive. ¿Qué te motiva día con día a seguir adelante con tu emprendimiento a pesar de esos obstáculos tan difíciles?

R: Creo que lo principal es ver que la Psicología Transpersonal funciona. Creo que uno puede formarse en algo, pero eso no garantiza que vayas a tener éxito. La fortuna que yo tuve fue que desde la experiencia logré darme cuenta de que el tipo de psicología que estaba ejerciendo funcionaba. La gente se iba contenta, me continuaba agradeciendo, me dejaba comentarios en las distintas páginas, está escuchando ahora el podcast, etc.

Ahora, poniéndolo en el contexto en el que vivimos, quizá puede sonar frío, pero creo que cuando termine todo esto va a ser cuando más necesarios seamos los psicólogos. Ya me estoy dando cuenta de que andamos como en modo alerta o de supervivencia. Cuando la pandemia termine, ya no necesitaremos estar en guardia, podremos salir a comprar y tener una vida normal. Pero la situación puede derivar en una especie de estrés postraumático.

Al respecto, a nivel internacional varios psicólogos han dicho que seguramente vendrá una tarea dura. Habrá que ayudar a la gente a lidiar con lo que vivió o vio durante la cuarentena. Por ejemplo, cómo hacerse cargo si pelearon con su pareja y resulta que ahora se quieren separar, si perdieron su empleo, si falleció algún familiar, etc.

A lo mejor la vida puede seguir, pero algunos no lo querrán. Entonces, será necesario que nuestro trabajo esté a la disposición de las personas. Eso supone un desafío, pero me motiva a seguir haciendo lo que me gusta.

 

Les recomiendo que exploten al máximo la creatividad.

 

P: Muchas gracias, Carolina. Para terminar la entrevista, ¿hay algún consejo que les puedas dar a los emprendedores o a las personas que quieren empezar un negocio, ya que tú has tenido éxito con tu proyecto profesional incluso en estos momentos complicados?

R: Creo que lo primero es que confíen en que esto (la pandemia) va a pasar, no hay manera de que pueda durar toda la vida. Los procesos son cíclicos, pero también van mutando. Todo se va transformando. Entonces, mientras estamos en esta especie de “descanso” y “observación”, les recomiendo que exploten al máximo la creatividad. 

Me he dado cuenta de que muchas personas se han tenido que reinventar con base en algo que dejaron, en algo que quieren perfeccionar o simplemente en algo nuevo. Por ejemplo, yo comencé a hacer un podcast. Entonces busquen este tipo de actividades, que el hecho de estar encerrados en casa no signifique que no puedan ver más allá de lo que está pasando. 

Asimismo, aprovechen sus propios procesos para crear y pensar qué cosas les gustan. Partan de ese punto para reinventar, crear o perfeccionar. Sin importar qué hagan, no pierdan la creatividad ni la esperanza de que esto va a pasar.

 

La psicología ha ayudado a Carolina a ver desde otra perspectiva al ser humano y la vida en general. Gracias a ello, ha podido ayudar a las personas a superarse a sí mismas. Quizá si no fuese por sus terapias únicas, sus pacientes aún estarían luchando contra esas malas experiencias que los años les dejaron.

Asimismo, Carolina nos demuestra dos cosas. La primera es que cuando amas algo, realmente te dedicas a ello. Esta emprendedora estudió más allá de la Antropología cuando descubrió su gusto por la Psicología. Tuvo que esforzarse mucho para poder ejercerla. Y lo segundo es que los psicólogos son tan necesarios para la sociedad como otras ramas de la medicina.

Si estás atravesando una situación difícil, puedes contactar con Carolina. Ella con gusto te atenderá y, si tú se lo permites, te guiará para resolver esos conflictos que quizá aún desconoces.

 


Cada semana, destacamos una empresa de Chile, en el marco del Plan de Digitalización MIPYME, cuya trayectoria, logros y experiencia son una inspiración para todos nosotros. Es un honor y un privilegio poder acercar estas grandes historias y aprender de ellas.