Desde que somos niños nos enseñan que la Tierra es nuestro único hogar. Por ello, debemos cuidarla de todas las formas posibles. Si bien hay mucho trabajo por hacer en la actualidad, podemos empezar por acciones sencillas como arrojar la basura en su lugar, reciclar algunos materiales o incluso reutilizar ciertos objetos.

Leidy Niño también quiso aportar al cuidado del planeta, pero a una escala mayor. Por ello, se juntó con otras personas interesadas en el tema y entre todos fundaron Refiarte, nuestra empresa destacada de la semana en el marco del Plan de Digitalización MIPYME en Colombia

Este emprendimiento tiene un enfoque muy especial, pues se dedica a la creación de diversos productos con desechos que pueden reciclarse (papel, cartón, latas, neumáticos, etc.). Su objetivo es que la gente pueda reutilizar estos materiales y se dé cuenta de que, incluso desde su hogar, puede aportar un grano de arena al medio ambiente.

Leidy nos concedió un espacio en su agenda para explicarnos mejor en qué consiste su emprendimiento y de qué forma impacta positivamente en el planeta y los seres humanos.

 

PREGUNTA: Buenos días, Leidy, muchas gracias por tu tiempo. Es un honor entrevistarte. Para empezar, nos gustaría que les contaras a nuestros lectores un poco más sobre tu emprendimiento. ¿En qué consiste Refiarte?

RESPUESTA: Sí, con gusto. Refiarte en realidad es un acrónimo. “Re” significa “reciclaje; “fi” es en alusión al fique, una materia prima que usan los artesanos del municipio donde nos encontramos. Finalmente, “arte” se refiere a que todos los productos y servicios que ofrecemos son artísticos.

En conclusión, Refiarte es una empresa que se dedica a educar a la gente en el tema ambiental y a ofrecer productos elaborados con base en el reciclaje. 

 

Transformamos el reciclaje en algo creativo.

 

P: Es una idea muy interesante, Leidy. Podemos ver en tu página web de Kolau que en Refiarte tienen muchos productos creativos. Para quienes aún no conocen tu emprendimiento o no han podido visitar tu sitio, ¿puedes darnos más detalles sobre estas hermosas artesanías?

R: Nosotros ofrecemos servicios y productos. En el primer caso, tenemos todo lo relacionado con educación ambiental. Nos enfocamos en la formación de niños y adolescentes en los colegios mediante la parte artística. En lugar de ir de puerta en puerta diciéndole a la gente cómo clasificar los residuos, lo hacemos con mimos. Ellos les explican cómo hacer dicha clasificación.

También trabajamos con algunos grupos de la población (señoras, campesinos, entre otros). Les enseñamos sobre el ladrillo ecológico y sus beneficios. Nosotros tenemos máquinas sofisticadas para procesar el plástico que ayudará a fabricar esos bloques sostenibles. Entonces, elaboramos los ecoladrillos para educar a las personas y luego usamos esos materiales en alguna construcción. 

Asimismo, ya que queremos educar a través de nuestros productos, hemos creado un parque llamado La Casa de San Diego. En ese lugar hay botas de caucho que usamos como macetas. Por lo general, los campesinos arrojaban las botas que ya no les servían o las quemaban.

Entonces, hemos recogido esos residuos para darles un mejor uso. Ahora uno va a la casa de los campesinos y ya no ve las botas tiradas, sino con una planta decorativa o con algo sembrado.

 

Refiarte. Trabajando con campesinos

 

En el área de productos tenemos una variedad impresionante, desde lo más pequeño hasta lo más grande. De los primeros, tenemos llaveros que podemos elaborar con cartón, papel o latas. También hay sillas fabricadas con llantas (obviamente tienen una estructura metálica). Y para los niños también tenemos una parte de juguetería. Por ejemplo, elaboramos muñecas con tela.

Ya hablando de artículos grandes, podemos hacer carrozas para algún festival o actividad religiosa. Además, tenemos otro tipo de construcciones que se elaboran con los ecoladrillos o botellas de vidrio. Podría seguir todo el día, pues nuestra variedad es muy amplia. Al final, lo que procuramos es imaginar algo a partir de un residuo, elaborarlo y que sea útil y educativo para la gente.

 

P: Es asombrosa la cantidad de productos que pueden crear con materiales reciclados y los servicios que pueden ofrecer, Leidy. En el caso de los shows en colegios, ¿cómo es el contacto para que Refiarte pueda llegar a un centro educativo?

R: Por lo general hemos trabajado este servicio con la institución educativa de nuestro municipio. Intentamos salir a otros lugares, pero la empresa como tal aún se está dando a conocer. Claro, si alguien quisiera contactarnos para este tipo de actividades, tendría que hacerlo con algunos días de anticipación para hacer una visita previa.

Tendríamos que ver con qué recursos cuenta el colegio y a quiénes iría dirigido el show, pues no es lo mismo ofrecer una presentación para niños de 5 años que para alumnos de secundaria o nivel básico, la pedagogía es diferente. Preparar todo esto con tiempo es importante para ofrecer un buen servicio a la institución.

 

Si les enseñamos acerca del reciclaje a los niños,
podemos hacer una diferencia.

 

P: Por supuesto, siempre es bueno llegar preparado. Respecto a los productos de Refiarte, ¿manejan pedidos personalizados o solo trabajan con stock?

R: Tratamos de que los productos que elaboramos sean únicos. Por ejemplo, nosotros hacemos trofeos para algún tipo de competencia. Entonces, si una persona nos contacta y nos dice “tenemos un campeonato de fútbol femenil, queremos premiar a la goleadora y queremos un trofeo de esta manera”, lo hacemos con sus indicaciones. 

En el caso de una carroza, tenemos que ver cuál es el montaje, las dimensiones, el carro, etc. Hay que tomar en cuenta todos los aspectos posibles, pues siempre procuramos que la orden salga de acuerdo con la petición del comprador, sin importar cuál sea el producto.

 

Refiarte. Artesanía con neumáticos

 

P: Al ser tan personalizados, imaginamos que la variedad aumenta, Leidy. A pesar de ese detalle, ¿nos puedes contar cuánto tiempo les lleva fabricar estos productos?

R: Bueno, tendríamos que ver cuál es el producto, pues dependerá mucho del mismo y de su tamaño. Por ejemplo, un canasto pequeño para regalo puede estar listo en una semana. Sin embargo, si ya se trata de una figura (quizá una guacamaya hecha con llantas), uno puede tardar más tiempo. ¡Y ni hablar de una carroza! Su elaboración puede demorar varios meses. Como dije, todo depende de qué artículos vamos a hacer.

 

P: ¿Has detectado si hay algún producto o servicio que la gente les solicite con más frecuencia?

R: Nuestra empresa, digamos, lleva mucha trayectoria, pero la mayoría del trabajo lo hemos desarrollado de manera gratuita. Ha sido un trabajo de entrega y de darnos a conocer. Gracias a ello, hace un tiempo trabajamos directamente con la alcaldía, la cual nos pedía macetas de figuritas para eventos especiales. Algunas madres de familia nos ayudaban a reciclar y cortar botellas para estos trabajos. 

Asimismo, si para las fiestas patronales han necesitado alguna carroza, también la hemos hecho. O bien, para algún evento especial por el Día de la Madre les hemos dado un portarretratos para las mamás. Esos han sido los productos que más han salido. Quizá no hemos dado a conocer muchos en la página web, ya que por el trabajo aún se están diseñando.

 

Refiarte. Carroza

 

P: Con todo lo que nos has contado hasta ahora, no nos cabe la menor duda de que siempre hay mucho trabajo en Refiarte. ¿Actualmente cuántas personas conforman el equipo de la empresa para poder sacar tantos pedidos?

R: La empresa está legalmente constituida por seis socios. Aparte de nosotros, hay tres trabajadores que nos apoyan de forma regular. Pero si hablamos de algún número, todo dependerá del trabajo que se haga. Por ejemplo, si nos contratan para hacer 200 caballitos, les damos la oportunidad a algunas señoras para que colaboren con nosotros.

Si vamos a hacer macetas especiales con botellas de plástico para los niños, entonces les pedimos a los niños que nos ayuden a reciclar el material. Digamos que generamos empleo poco a poco en varios sectores. Por lo mismo, no puedo decir que haya un número fijo de trabajadores, es cuestión de lo que vamos a elaborar.

 

P: Entendemos, Leidy, es bueno que puedan contar con ayuda en cada trabajo. Ya que nos has hablado del presente de tu empresa, nos gustaría conocer un poco más de su pasado. ¿Qué te motivó a emprender y a dedicarte a la educación ambiental?

Refiarte. Socios de RefiarteR: Todo empezó con un estudio llamado Guacamayas Cuida el Ambiente y Recicla, el cual se llevó a cabo en el municipio. Este programa se manejó desde la alcaldía cuando yo era funcionaria en esa entidad. Ahí me di cuenta de la problemática que existe a nivel mundial y quise buscar una solución.

Normalmente, las personas recogemos la basura, la llevamos al relleno sanitario y nos contentamos con eso; pero estamos haciéndolo mal. Ya que nuestro municipio es pequeño, empezamos a gestionar algunas ideas con estudiantes de la Universidad Nacional de Bogotá, allá por el 2012. Se trató de un proyecto de grado que se hizo acá en la zona. Así empezamos a trabajar los ecoladrillos.

A partir de ahí empezamos a estudiar y desarrollar más el tema. Nos nació el pensamiento de que podíamos hacer muchas cosas con los residuos, hablando desde un punto de vista artístico. Nosotros no tenemos la solución inmediata al problema de la basura, pero pienso que si les enseñamos acerca del reciclaje a los niños, podemos hacer una diferencia.

Esto lo hemos comprobado, pues a niños muy pequeños les enseñamos acerca de los ecoladrillos y cómo elaborarlos con plástico. Después, vimos que andaban recogiendo los residuos de la calle y los metían en una botella para formar su ecoladrillo. 

Entonces, es fundamental la formación de la persona. Si nosotros nos formamos bien, podemos lograr un cambio en el mundo. Y con nuestros productos estamos haciéndolo. Por ejemplo, motivamos a que las mujeres en casa elaboren una almohada o una muñeca para su hija con la ropa que ya no les sirve (en lugar de tirarla a la basura).

 

Nuestra motivación es pensar que debemos formar mejores personas para buscar una solución al problema ambiental.

 

P: Interesante, Leidy, gracias por compartirlo con nosotros. Hablando ahora de la promoción o publicidad, ¿en Refiarte utilizan las redes sociales para dar a conocer su trabajo o para interactuar con las personas?

R: Sí, inicialmente se creó la página de Facebook. Sin embargo, tuvimos momentos difíciles como todos. A veces, ha habido tiempos de desánimo porque vemos que el trabajo no da los frutos que uno quizá proyecta en una empresa económicamente próspera. Por esa situación, abandonamos un poco el Facebook.

No obstante, ya empezamos a salir adelante con la empresa de nuevo. La página web de Kolau nos ha ayudado, pues nos capacitamos y eso nos motivó justamente en estos tiempos de pandemia. También usamos el WhatsApp cuando sacamos algún producto.

 

P: Nos alegra que la página les ayudara a seguir adelante, Leidy. Después de conocer sobre el presente y pasado de la empresa, quisiéramos hablar sobre su futuro. ¿Tienen algún plan o estrategia para implementar en Refiarte? 

R: El amor que le tenemos al planeta y a la gente nos motiva. Por lo mismo, soñamos con una empresa próspera que pueda darles trabajo a muchas personas. Empezando por sus casas, que desde ahí puedan reciclar muy bien para que Refiarte les pueda comprar esos residuos reciclados. Y claro, después vendrán quienes participen en el proceso de elaboración. Por supuesto, a ellos se les dará un pago por sus servicios.

En cuanto a productos, siempre estamos viendo qué hacer. Si una persona llega con su idea, nosotros la intentamos convertir en realidad. Digamos que todo el tiempo contamos con productos nuevos.

 

Refiarte. Parque de reciclaje

 

Asimismo, nos gustaría llegar más allá de Boyacá. Nosotros nos encontramos en Guacamayas y ya hemos visitado algunos municipios vecinos, pero nos gustaría trabajar en otros departamentos, tanto en colegios como en alcaldías. Pienso que en estas últimas hay recursos para trabajar la parte formativa con varios grupos poblacionales. 

En resumen, queremos que la empresa sea económicamente estable y a la vez llegar a varios espacios para transformar la mentalidad de la gente con nuestros conocimientos. La idea es mostrarle que desde casa podemos hacer muchas cosas por el planeta.

 

P: Para terminar con la entrevista, Leidy, nos gustaría que compartieras un poco de la sabiduría que has adquirido como emprendedora. ¿Hay algún consejo que les puedas dar a las personas que quieren empezar algún negocio? ¿Qué les dirías para que sigan adelante con sus sueños?

R: Que se atrevan a soñar a pesar de las dificultades. Deben saber que se presentarán obstáculos, incluso me refiero a otras personas (críticas, comentarios, etc.); pero eso no debe detenerlos para seguir adelante. 

Sigan el plan de soñar y no mirar hacia atrás. Si hacen esto último, en todo caso que sea para impulsarse más hacia el futuro. No nos podemos desviar del camino cuando se trata de hacer el bien para la sociedad. Cuando el bien y la verdad están de por medio, no hay freno. 

 

Es admirable el compromiso que Leidy y sus socios tienen con la Tierra y sus habitantes. Han pasado varios años desde aquel proyecto que empezó con los ladrillos ecológicos y, a pesar de los obstáculos, el deseo de ayudar solo se ha fortalecido. Podemos agradecerles su trabajo, pues al final es de beneficio para todos.

Podemos también aprender de ellos, no solo en lo que se refiere a cumplir los sueños profesionales que tenemos; sino también porque esos proyectos pueden ir enfocados en ayudar al planeta. Así como Leidy y compañía, podemos aportar un “ladrillo” para construir un mejor futuro.

 


Cada semana, destacamos una empresa de Colombia, en el marco del Plan de Digitalización MIPYME, cuya trayectoria, logros y experiencia son una inspiración para todos nosotros. Es un honor y un privilegio poder acercar estas grandes historias y aprender de ellas.