Tristeza, alegría, nostalgia. La música es un deleite, un lenguaje universal que se convierte en la banda sonora de nuestras vidas a la vez que es también una industria en la que el dominio del marketing musical resulta imprescindible. Una industria que, como muchas otras, está siendo profundamente transformada por la tecnología.

Es un lugar común decir que la música es un lenguaje universal, pero es que en realidad lo es. Hay estudios científicos que han demostrado que la música expresa emociones y regula el afecto, independientemente de que se conozca el autor o el contexto de esta.

Un estudio realizado por investigadores del departamento de psicología de la Universidad de Toronto, en Canadá, concluyó que quienes escuchan música de otras culturas y que no les es familiar, pueden identificar emociones más allá del azar, lo que implica que existen “señales universales de la emoción musical”. Las personas no solo identifican las emociones, sino que también las experimentan al escucharla.

 

Infografía sobre marketing musical.

 

La música es un deleite y una industria que se transforma por la tecnología que hoy hace posibles cosas que apenas hace décadas parecían impensables, como que un autor pudiera triunfar sin la distribución de una discográfica o que pudiera transmitir en vivo uno de sus conciertos por sus propios medios y sin ayuda de ninguna televisora, por ejemplo.

La industria de la música hoy está creciendo impulsada principalmente por lo digital. Concretamente por la música en streaming. Según el Global Music Report de 2018, el cual retrata el estado actual de la industria, el 54% de las ganancias están impulsadas por el streaming, y el futuro de la industria ha pasado en gran parte a manos de aquellos músicos que sepan aprovechar las bondades que la tecnología ofrece.

 

Marketing musical. Gráfica de Global Music Report.

Fuente: Global Music Report 2018

 

La importancia del “hazlo tú mismo”

 

El amor por el punk, un divorcio y mucho marketing musical –tanto online como offline– han hecho que en tan solo cuatro años Chingadazo de Kung Fu se haya convertido en una de las revelaciones del punk no solo en la escena mexicana, sino en algunos lugares también de América Latina: Iniciaron en 2014 y en 2017 ya tocaron en el festival de rock que ha cambiado la escena musical de la región durante los últimos 20 años, el Vive Latino.

El camino hacia allí ha estado lleno de mucho networking y marketing a través de distintas vías, e incluso de la catarsis personal de uno de sus integrantes, el divorcio de Marino, el vocalista de la banda.

Para animarlo después de la ruptura, uno de los chicos que ahora es integrante de Chingadazo de Kung Fu animó a Marino y a otro amigo (que ahora es el baterista de la banda) a ensayar algunos covers y algunas de las antiguas canciones que Marino tocaba en la banda que tenía cuando era más joven.

“La idea era olvidarnos un rato de nuestra vida adulta llena de responsabilidades y emborracharnos hasta la médula, nos pareció una gran idea así que decidimos juntarnos y ensayar”, cuenta.

A partir de ahí, el dolor removió recuerdos e hizo que Marino compusiera varias canciones y se animara a grabar un nuevo disco con ayuda de su hermano. Buscó a un músico y productor mexicano amigo suyo y apostó a aprovechar todos los recursos en una buena postproducción que pudiera sacar el mejor provecho de lo que Beto, Ale y él ya habían grabado.

El material salió muy bien y empezó la labor de marketing, porque:

 

Si quieres vivir de la música, no solo es importante que seas un buen músico, sino que sepas vender lo que haces.  

 

“Puedes grabar mil canciones y tener el mejor álbum en el mundo, pero si no comunicas efectivamente este mensaje hacia las personas, no valdrá nada”, explica Shaun Letang, el creador del sitio Music Industry How To y autor del libro “An Introduction To Music Marketing”.

 

Marketing musical. Disco de CHDKF.

Pie de foto: El marketing musical puede hacerse online u offline. Lo ideal es que ambas estrategias se conjunten de manera armoniosa y si estás iniciando, lo tendrás que hacer tú.

 

Si estás empezando, muy probablemente no tengas los medios para pagarle a alguien para que haga el trabajo de marketing de tu música, así que necesitas hacerlo tú mismo. En este proceso, es esencial aprovechar el poder de conexión con el otro que ofrece la música.

“Lo importante es conseguir una conexión emocional con nuestro público, que escuchar nuestra música sea una experiencia única y seamos capaces de despertar en nuestros seguidores un interés en compartir nuestro proyecto musical”, explica Miguel Galdón, un músico y especialista en marketing digital, en su libro “7 claves del marketing musical”.

El objetivo, más allá de vender discos o sencillos –que al final, es lo que te hará prosperar–, debería ser que conectes con tu público. Si lo haces de la manera correcta, es muy probable que el resto venga solo.

 

Aprovechar las plataformas digitales

 

Para finales de 2017, había 176 millones de usuarios que pagaban una suscripción de alguna plataforma musical a nivel global, de los cuales, 64 millones se sumaron este mismo 2017, de acuerdo con el mismo estudio realizado por la IFPI, la organización internacional que aglutina a mil 300 discográficas a nivel mundial.

Este ejercicio sobre la industria concluye que el streaming es es el motor del crecimiento global y la transformación de la industria, y que representa una enorme oportunidad para los artistas. Hoy es un gran momento para aquellos que quieren dedicarse a la música por todos los recursos que tienen disponibles para dar a conocer sus proyectos.

 

Marketing musical. Gráfica de global music report.

Fuente: Global Music Report 2018

 

En este sentido, Marino, Ale y Beto de Chingadazo de Kung Fu lo supieron hacer bien al aprovechar las plataformas digitales para darse a conocer a mayor escala, porque claramente, los conciertos entre amigos no eran suficientes si querían ser músicos profesionales. 

Subieron por 20 dólares –lo que incluía mil descargas gratuitas– su material a Bandcamp (una tienda de música en línea, y una plataforma de lanzamiento y promoción para artistas independientes) para que pudiera descargarse de manera gratuita.

Además de en Bandcamp, posteriormente, el disco de Chingadazo de Kung Fu ya estaba también disponible en Spotify, Apple Music y otras plataformas. Lo que sí hay que tomar en cuenta es que para estar disponible en estas plataformas es necesario un agregador musical, el cual funciona como un mediador entre la plataforma y el artista. Necesitas escoger una y seguir el procedimiento correspondiente.

 

Marketing musical. Bandcamp.

 

Para el siguiente disco, ya sabían qué hacer. “El nuevo disco lo subimos a plataformas digitales una semana antes del show de presentación y antes de la presentación ya había una canción con más de 100,000 reproducciones. La gente ya se sabía el nuevo material tan solo una semana antes del show. Años atrás eso era imposible, ya que tenías que desplazarte a una tienda de discos y no siempre llegaban a tiempo. Ahora esta inmediatez es increíble”, explica Marino.

 

Networking y más networking

 

Ale, Beto y Marino para nada se cruzaron de brazos a partir de que su música estuvo subida a la primera plataforma musical, sino que fue el inicio del camino de la promoción de su material. Como la música siempre ha estado presente en su vida, habían tenido acercamientos con otros músicos, no solo de músico a músico, sino también al ser seguidores de otros artistas.

Marino se había acercado a varias bandas tanto de México como de otros países, e incluso cuando una de las bandas estaba en México (su país natal) se ofreció a darle un paseo y esta aceptó. Así desde años antes de que existiera la banda, empezó a tejer las redes que les ayudarían a crecer como banda.

Ya cuando el disco estuvo listo, fue cuestión de empezar a tirar de estos hilos. “Corrimos la voz con amigos que tenían otras bandas o medios y de ahí le llegó a un rapero mexicano que lo compartió en sus redes. Eso nos dio cierta relevancia y mas gente empezó a descargar el disco. Así le llegó a radiodifusoras, tanto de FM como digitales y a otros medios especializados de música, en los que al final del año aparecimos como uno de los discos top del 2015. Esos 20 dólares iniciales ayudaron muchísimo”, explica Marino.

Uno de los grandes aprendizajes que le deja a Marino los inicios de Chingadazo de Kung Fu es, precisamente, el valor del networking. “Nunca debes ser grosero o déspota con nadie, al final no sabes de quién puedes recibir ayuda. Haz cosas buenas y cosas buenas te pasarán, haz el bien sin mirar a quién, nunca sabes cómo eso puede repercutir en un futuro”, sostiene.

En cualquier ámbito es importante, pero en el medio musical lo es más. Hacer networking es una de las cosas que puede catapultarte al éxito y si lo sumas a un buen marketing digital, el éxito será mucho más fácil de alcanzar. Si no tienes ya contactos en este ámbito empieza a hacerlos.

“Tienes que conocer gente, asistir a eventos, charlar con compañeros de profesión, aprender de sus aciertos y sus errores… y sobretodo, creer en lo que haces. En la época del músico emprendedor, debes ser proactivo en la búsqueda de oportunidades y mantener una actitud positiva ante cualquier tipo de circunstancia”, explica Miguel Galdón.

 

Encuentra a los líderes de opinión de tu género

 

Buscar sitios que puedan promocionar tu música y con los que puedas establecer relaciones es importante para darte a conocer a mayor escala. Shaun lista varios:

  • Sitios que promocionen tu género musical
  • Radios en línea que transmitan propuestas del tipo de música que tocas
  • Foros musicales
  • Canales de Youtube
  • Grupos de Facebook y Twitter y páginas en estas redes que se dediquen a dar a conocer tu tipo de música

“Estos sitios tienen dos cosas en común. Hay gente a la que le gusta tu tipo de música viéndolos y tienen un mayor alcance que tú solo. Las personas que escuchan estos canales y leen estos sitios web respetan lo que sus dueños tienen que decir. Por lo tanto, si un propietario de cualquiera de estos medios le dice a sus seguidores que eres la mejor opción, seguramente recibirás una afluencia de personas que visitan tu sitio web y tomando nota de ti”, explica el especialista.

Buscar presentaciones es otra forma excelente de promocionarte. No necesitas hacerlo en un gran auditorio, puedes empezar a buscar pequeños bares y cafés, hay muchos sitios que se dedican a promocionar el talento en ciernes y que estarán gustosos de escuchar tu demo y darte una oportunidad.

 

¿Quién te escucha?

 

Si no lo tienes muy claro, es hora de ponerte a investigar. Necesitas conocer qué les gusta, a qué sitios van, en qué redes sociales se sienten más cómodos, qué otra música escuchan, con qué frecuencia, y demás detalles. ¿Tienes redes sociales ya? Analizarlas es una gran forma de conocer a tus seguidores.

Herramientas como Followerwonk, que te permite hacer un análisis de tus seguidores de Twitter y conocer su idioma, sexo, religión, ubicación, antigüedad, cantidad de seguidores o frecuencia de publicación o en Facebook, a través de Facebook Audience Insight, una herramienta gratuita que te permitirá conocer datos demográficos como edad, sexo, situación sentimental o nivel de formación.

 

Marketing musical. Followerwonk.

 

Utiliza las redes sociales

 

Las redes sociales son un gran canal para conectar con tus fans. Y si ya sabes quién te escucha, qué le gusta y en qué red está presente, te será mucho más fácil hacerlo. Al ser músico eres melómano, así que piensa en tus artistas favoritos y en cómo se comunican a través de sus redes. ¿De qué es de lo que te gusta enterarte? Ya que lo tengas claro, entonces podrás también hacerle llegar el contenido a tus seguidores.

No olvides segmentar tu mercado y pagar para tener mejor alcance entre cierto público. No necesitas grandes cantidades de dinero, solo necesitas acercarte a la gente correcta y para ello, por supuesto, necesitas conocer quién es tu público.

“Gracias a las redes sociales nuestra canción mas escuchada en Spotify y Youtube tiene, en suma, más de un millón de reproducciones. Cuando tuve mi primera banda era imposible pensar una canción tuya se pudiera escuchar tanto sin el apoyo de una discográfica transnacional o MTV”, explica Marino, uno de los integrantes de la banda mexicana de punk, Chingadazo de Kung Fu.

 

Marketing musical. Post de Instagram de Chdkf

 

Además, las redes sociales permiten tener un contacto mucho más cercano con el público, el cual estará gustoso de conocer el día a día de su artista favorito. Por ejemplo, las historias de Instagram son una excelente herramienta para dar a conocer los procesos de grabación y detalles más íntimos de una banda, lo cual inevitablemente la acercará más con sus fans.

“Las historias de IG se han vuelto como ver la televisión y con las que se desarrolla un vínculo mucho más personal con la gente, ya que piensa que de alguna manera te conoce y eres cercano a ellos porque los invitas ver tu vida cotidiana. Es increíble porque cuando las personas se acercan a hablarte en los shows, no lo hacen como si fueras alguien inalcanzable sino como un amigo más. Eso genera una inercia bien bonita y nos ha dado una conexión muy especial con nuestro público”, explica Marino.

Pero como músico hay algo que debes tener en cuenta: Que las redes sociales no son un canal de venta, como explica Miguel Galdón en su libro. “Si tu objetivo de tener presencia en redes sociales es vender más entradas o discos, únicamente encontrarás la frustración de no lograrlo, sin embargo, si lo que pretendes es conectar con personas interesadas en el estilo musical que más te identifica y comunicarte con ellos, lograrás establecer un vínculo con ellos y quizá vayan a ver tu próxima actuación”, explica.

Es muy probable que vender a través de redes sociales no puedas, pero sí logras conectar con tu público, ellos seguramente irán a verte a tu siguiente actuación. El experto da una regla a este respecto, y es la del 80/20.

 

En 80% debes aportar valor a tus seguidores, y en 20% debes autopromocionarte, es decir, tratar de vender material.  

 

Lo que también necesitas es tener una página web ya que esta podrá funcionar como un sitio de referencia para tus seguidores, con lo cual además inspires confianza, aglutines toda tu información y puedas monetizarla como mejor te convenga, explica Galdón en su libro.

“[Tu página web] Será el lugar de referencia para tus seguidores. Encontrarán cualquier información relacionada con tus próximos conciertos o giras, el lanzamiento de tu nuevo disco, incluso el merchandising de tu banda”, explica el especialista.

 

Haz que tus fans se conviertan en tus principales embajadores

 

Esto se logra si consigues conectar con ellos a un nivel tan profundo como para que ellos transmitan la voz. En marketing el boca a boca es el canal más efectivo. Así que imagina que si a miles de personas les gusta tu música, lo primero que harán cuando lleguen a una reunión con amigos será ponerla y así se volverá un círculo virtuoso. Así que necesitas involucrarte e interactuar con ellos.

“No se trata de que le contestes a cada uno de tus fans de manera personal por cada pequeña cosa, pero debes hace un esfuerzo por agradecerles en las actualizaciones de tus redes”, recomienda Shaun Letang en su libro. Las redes sociales son una excelente herramienta para lograrlo.

 

Marketing musical. Foto fans de Daft Punk.

 

El poder de los medios

 

Los medios de comunicación son una gran manera de darte a conocer también, lo que sí tienes que tener claro es que esta es una carrera de largo plazo para que puedas tener el reconocimiento que te pueden dar los medios.

No se trata de enviarles una vez al año información; es necesario estar presente de manera periódica con información útil que pueda aportarles valor para que así con el tiempo te reconozcan y sean ellos los que te busquen.

¿Por dónde empezar para poderles llegar? Primero, haz un listado de medios de comunicación relacionados no solo con el mundo de la música, sino con el género musical al que te dedicas. Ya que tengas claro qué medios escriben, ahora ve a cada nota y analiza quién es la persona que los escribe.

Seguramente de cada medio hay varios reporteros o líderes de opinión que están inmersos en el género que tú tocas. Muchas veces en las mismas notas que ellos escriben vienen sus correos. Para obtener más datos de esos que escriben de música, haz una búsqueda en Google de su nombre y muy probablemente esta te arroje más información sobre esa persona y puedas encontrar su contacto.

Acércate a sus redes sociales también. La idea es que hagas una lista lo más completa posible de las personas que pueden hablar de ti. Pero antes de enviarles información, identifica cómo es la manera en la que cada uno aborda el tema. Esto va a ayudarte a mandarles realmente información que les sea valiosa y relevante.

Ten cuidado de no mandar la información de manera genérica. Si bien es mucho más cómodo y lleva menos tiempo, recuerda que estás jugándote tu nombre. Envía información personalizada y que le sea útil a esa persona en particular.

No olvides hacer un dossier de prensa sobre ti. Este es un documento que contiene información sobre ti como tu biografía y discografía. Por supuesto, no olvides incluir videos, discos y material para que puedan escucharte. Esto envíalo junto con la información que quieras hacerles llegar a los medios.

Consejos para hacerlo bien, según Miguel Galdón:

  • Aprende a redactar notas de prensa. Cuida la ortografía y busca ejemplos que te ayuden a hacer las propias.
  • Pon atención en el diseño. Este no hará que te entrevisten pero va a dar una buena imagen agradable al periodista y al final, las cosas nos entran primero por la vista.
  • No seas pesado. Haz el seguimiento correspondiente pero cuida de no escribir cada dos días porque esto puede volverse pesado para los periodistas.

 

Marketing musical. Foto de promoción TV de Chdkf.

Pie de foto: Central Once es un programa en la televisión pública mexicana especialmente pensado para jóvenes en el que Chingadazo de Kung Fu ha tenido una aparición. Esto es lo que necesitas lograr.