Aunque son muchos los hogares en el mundo en los que hay agua limpia y fresca, dándose por hecho que es una situación normal; en otros hogares se trata de un recurso muy escaso. Un 18% de la población mundial, no tienen acceso a fuentes seguras de agua potable y las personas carecen de un saneamiento adecuado. Es un problema global, puesto que la falta de agua es algo que recae tanto en pobres como ricos. Se trata de un problema del que se debe tomar conciencia y remediarlo.

Un grupo de jóvenes mexicanos saben bien de este problema, y sobre todo, de cómo afecta en concreto a su país. Con un enfoque de trabajo principalmente social, “crear un movimiento”, como bien nos lo ha explicado Nabani durante la entrevista a Isla Urbana. Ellos atacan al problema con la ayuda de un sistema de captación de lluvia, sistema que se está implantando poco a poco en zonas concretas de México y que están obteniendo grandes resultados.

 

Nabani ¿podrías decirnos qué es Isla Urbana y a qué se dedican?

Nabani: Isla Urbana es un proyecto social donde nos dedicamos al diseño e instalación de sistemas de captación de lluvia, una respuesta sustentable a la problemática de agua. Se inicia como un proyecto social aunque conforme avanza el tiempo se convierte también en una empresa.

 

Han recibido varios premios y reconocimientos como 1er lugar en el Premio de la Juventud por el Gobierno del DF ¿qué hicieron para ganar estos premios?

Nabani: Hemos recibido varios premios, algunos como ONU Water a nivel mundial, y entre los más importantes fue el de MIT de los 35 Innovadores de menos de 35 años de México. Principalmente lo que se nos ha reconocido es que el sistema en sí funciona muy bien. Se capta el agua de lluvia con un sistema de bajo costo y que no necesita electricidad. Lo cual hace que tenga un gran potencial de ser una eco tecnología muy eficiente para solucionar una de las problemáticas más importantes que vive ahora el planeta, que es el tema del agua.

 

¿Qué es lo que los hace diferentes a sus competidores?

Nabani: Existen proyectos que se dedican a desarrollar eco tecnologías, en ese sentido encontramos proyectos hermanos. Que son muy parecidos en su esfuerzo para formar un mundo mejor. Particularmente, unos amigos se dedican a generar energía con los fertilizantes (desechos de los animales). Pero en cuanto a captación de lluvia no hay otros proyectos sociales.

Somos una empresa y nos interesa tener una sustentabilidad económica porque queremos vivir de nuestro trabajo. Sin embargo, nuestra prioridad no es tener una empresa que crezca y que sea la que más sistemas venda y más se expanda a todos lados. Nuestro enfoque va más hacia diseñar y elaborar sistemas de captación de lluvia que cualquiera pueda tener. Y nos interesa mucho la parte que acompaña la instalación y compra de los sistemas de captación de lluvia. Esa parte relacionada con tomar conciencia, ya que la problemática del agua es algo que nos afecta a todos por igual. No importa si eres de pocos recursos o tienes mucho dinero, se nos puede acabar el agua a todos parejo. Si te enfocas únicamente en el aspecto de las ventas, dejas de lado muchas otras cosas, que a nosotros nos parece muy importante hablar.

Hay una parte de ganar dinero y vivir de esto; pero también hay otra parte que responde a otros intereses más profundos que éste. La parte del dinero te resuelve necesidades importantes; pero la otra es más como una solución hacia la problemática grave que existe en relación al agua. Y además de ser una solución, logramos que la gente se interese por temas como el medio ambiente o el empoderamiento de los ciudadanos. Algo que nos hace distintos es que no sólo nos centramos en venderle al cliente, sino que queremos crear un movimiento a través de nuestro proyecto. Queremos que la gente sienta que está en sus manos la calidad del agua que toma, la calidad del agua que le da a sus hijos. Un trasfondo social en el que queremos trabajar además de comunicar.

 

Y bueno hablando como del enfoque social, ¿tienen ciertos proyectos específicos en comunidades?

Nabani: Sí, nos enfocamos principalmente en dos proyectos propios. Uno de ellos (el más importante y con más volumen) se centra en el sur de la Ciudad de México, en las zonas altas. En el Ajusco, la zona de la salida a Cuernavaca, todos los pueblos que están arriba de Tlalpan y Xochimilco. Todas las casas que hay por allá arriba no tienen conexión a la red, o sea no les llega agua de la llave. A ellos únicamente les llega agua a través de los camiones pipa. Esto se presenta como un problema grave por varios lados. Por un lado, le sale muy caro al gobierno mantener camiones llevando agua a estas zonas; gastan en gasolina, en los choferes. Por otro lado, estos camiones generan mucha contaminación, son camiones viejos que no están en buen estado, lo que genera una gran cantidad de CO2 (mayor contaminación). Y por otro lado, las familias a veces esperan entre dos semanas o un mes para que les llegue el agua. Las familias la encargan a la delegación, pero las listas de espera son muy largas (antes se tenían que formar a las 3 am). Son lugares donde está la gente con menos recursos, entonces nos interesa llevar nuestros sistemas a una zona con estos problemas y mejorar la situación.

Trabajamos para centrar todo el esfuerzo en un mismo punto. Para poder ver, medir y mostrar el impacto de nuestro sistema; si esto se hiciera en distintos puntos separados sería más difícil de controlar. Nuestra intención es llegar a la instalación de 10,000 sistemas en esta zona. Ahorita tenemos más de 2,000 y está proyectado que lleguemos a los 3,500 en este año. Nuestro objetivo es que la zona alta sur de la Ciudad de México viva de la captación de lluvia y que el Gobierno lo pueda ver y diga: Ah! Hay mucha gente viviendo de la lluvia, tomémoslo más en serio eso.

Otro proyecto importante que tenemos es en la Sierra Huichol con el grupo indígena Wixárikas. Trabajamos en el estado de Jalisco y Nayarit en la zona de sierra pero no del desierto. Tenemos aproximadamente 6 años trabajando con ellos a un ritmo más despacito, por así decirlo. Ha sido un proceso más lento por condiciones que implica trabajar con un grupo indígena. Pero estamos teniendo resultados igual de buenos o mejores incluso. La gente tenía que ir a acarrear el agua a los ríos dos o tres veces al día y caminar 1 o 2 kilómetros cargando de 20 a 40 litros. Esta tarea le corresponde supuestamente a las mujeres, porque es considerada como tarea del hogar. Vimos que tenían una cantidad mínima de agua para los niños, lo que lleva a infecciones en los ojos, piel, e incluso en la panza; y las mujeres tienen problemas de espalda. Pero los sistemas han tenido un muy buen resultado. La gente está viviendo todo el año prácticamente del agua de la lluvia, que es muy limpia. Más limpia incluso que la que cae en la ciudad porque aquí cae más contaminada. En temporada de lluvias, lo que usen durante el día (aunque despilfarren) a la tarde noche se les vuelve a rellenar. Y en temporada de sequía, utilizan el agua de lluvia que tienen almacenada (puede llegar a 15,000 litros de almacenamiento).

 

Bueno y en cuanto a la empresa, ustedes venden estos sistemas para retener el agua. ¿Cómo hacen para obtener los clientes?

Nabani: La parte empresarial ha sido muy natural, no hemos invertido ni un solo peso en publicidad. Todo ha sido muy orgánico, como el proyecto es muy interesante, tenemos todo el tiempo reporteros que quieren y buscan conocer nuestro proyecto. Así que más que decirles que vengan, llegan solos. La gente lo ve y entiende la problemática que existe con la captación de lluvia. Nuestro objetivo principal es detonar la captación de ésta en la Ciudad de México y en el país en general. Si eso lo podemos lograr a través de la asociación civil, adelante.

Pero nos estamos dando cuenta que el lado de la empresa también es necesario para lograr que sea efectivo. Nos apoya para hacer frente a los gastos, pero también hay gente que dice que tienen el dinero para pagarlos. Los sistemas no son muy caros, de hecho las ganancias que obtenemos de lo que vendemos no son muy altas. No queremos convertirnos en una empresa que prioritariamente crezca al 100% anualmente. Lo que realmente nos interesa es ver cuántos sistemas hemos instalado, cuántos litros se están captando, cuánta agua se está dejando de captar del acuífero, etc. En ese sentido, los clientes nos llegan por lo que han leído en revistas, en redes sociales (porque comparten nuestros contenidos).

Pero no olvidamos la mejora de los kits que vendemos, dando más opciones a la gente que se acerca y nos cuentan las características del lugar en el que viven. E incluso si no les conviene un sistema de captación, les ofrecemos otras opciones como ahorradores de agua o dosificación. Ha sido un proceso natural y muy bonito, porque los clientes nos llegan como gente que han tenido una especie de toma de conciencia por su cuenta, a veces con información que le dimos nosotros; o a veces por su propia deducción. Se suman de alguna forma al proyecto, no importa por donde llegaste, sino que ayudes a formar ese movimiento de toma de conciencia del entorno y de saber aprovechar lo que la naturaleza nos está dando.

 

Veo que tienen una fuerte presencia en redes sociales ¿qué tan importantes son para Isla Urbana y cuál les funciona mejor?

Nabani: Para nosotros son super importantes. Un proyecto como el nuestro no tiene acceso a medios de comunicación masiva; excepto por estos reportajes que comentamos. Pero al final no están en nuestro control, nosotros podemos decir lo que queramos frente a la cámara;  y el canal va a editar, y va a poner lo que ellos quieran.

Las redes sociales son una de las revoluciones de este nuevo siglo. Puedes ponerte en contacto directo con la gente, y esto es muy importante para hablar y aclarar cuantas veces sea necesario de que se trata la captación pluvial. Lo vemos como una labor de explicación, la gente está continuamente escribiendo para conocer y saber de qué se trata este sistema. A cada persona que nos escribe preguntando algo, se le responde como si fuera la primera vez que se lo estás explicando a tu mamá. Es decir, con paciencia e interés de que lo comprenda, y si tiene más dudas le ayudes.

Son un medio muy dinámico que permiten expresar la esencia de tu proyecto. Si te lees nuestras redes sociales en realidad expresan muy cercanamente lo que somos; un equipo de jóvenes, mexicanos, emprendedores que la pasamos bien y nos preocupa el medio ambiente, lo que sucede a nivel global pero siendo positivos. Las redes sociales nos permiten transmitir, de una manera muy completa y muy sensible, al otro la intención de hacer las cosas.

Este año nos vamos a enfocar muchísimo más en el aspecto de comunicación. Sucede que en las redes sociales encuentras gran cantidad de información, pero se están preocupando más en ocupar espacio con contenido que en generar algo relevante o con un objetivo claro. Nosotros queremos enfocarnos en seguidores y contenidos de calidad, más que en la cantidad. La cantidad ya llegará con el trabajo constante, tratando de ser creativo y sin olvidar la transmisión de un mensaje claro, los seguidores van a llegar por sí solitos de alguna manera.

 

¿Qué otras estrategia, hablando más de la parte de empresa, usan para retener a sus clientes?

Nabani: Nos interesa estar dando constantemente información nueva, es decir, que vengan y conozcan y compren un sistema de captación sería como el primer paso. Nosotros nos la pasamos haciendo estudios de calidad de agua, de lluvia y de trabajo de los componentes con instituciones académicas como la UNAM. Buscamos a nuestros clientes, dándoles información que generamos nosotros mismos sobre la captación, ya que la idea es generar un movimiento y cambio de conciencia.

Establecer esta relación y diálogo también por las redes sociales, ya que mucha de la gente nos escribe a través de ellas. Nos escriben personas que tienen nuestros sistemas para preguntar dudas o comentar que sí les funciona.

 

¿Qué consejos podrías darle a una startup que va empezando?

Nabani: lo que he visto es que hay muchos proyectos de emprendimiento aquí en México, muchas veces también en Latinoamérica, que intentan seguir ideales que están más inspirados en un sistema o modelo parecido al de los Estados Unidos. Hubo un boom con las apps y muchos chavos de la Ciudad de México empezaron a plantear que tenían que hacer apps para todo, porque si le pegaban en un segundo se iban hacer millonarios.

Creo que no está mal la idea de entrar en el mundo de las tecnologías y las apps. Pero se puede hacer desde otro enfoque y tratando de resolver necesidades más locales e incluso más apremiantes. Enfocar tu esfuerzo, tu talento y creatividad en cosas que puedan ser más útiles para el otro. De hecho, si lo ves desde el ámbito económico, el mercado de gente con menos recursos es mayor que el de las personas que tienen dinero. Si enfocas tu emprendimiento en un mercado en la base de pirámide, si logras pegarle a ese sector te puede salir hasta mejor porque hay mucha gente compitiendo por crear aplicaciones y cuestiones para gente que tiene dinero.

Particularmente en México, si tratas de competir justo con la línea de Silicon Valley en temas de tecnología, estamos años luz atrás. Es empezar a competir un maratón con alguien que lleva más tiempo, pero tienes que pensarlo de una forma más inteligente. Si quieres competir con alguien que ya lo está haciendo y lo está haciendo mejor, se trata de un error estratégico. Recomiendo enfocarse en problemas más locales, no andar imitando y crear tu propia identidad.

Nosotros también como jóvenes creadores de una fuerza de trabajo importante, empezamos a enfocar el esfuerzo en nuestro país. Les recomendaría que vieran el fracaso como parte del éxito. Aquí en México el fracaso se ve como lo peor que te puede pasar y ahí te quedas, viendo lo mal que estás y te autoflageles. Pero he aprendido con este proyecto que los fracasos y los errores son parte esencial, y sin estos no podrías lograr absolutamente nada. Que no se desanimen nunca, de ahí que el tema al que se vayan a agarrar les interese realmente. Yo el ejercicio que hago, y que invito a la gente a hacer, es que se imaginen qué harían si no existiera el dinero de por medio. Imagínate que nadie tiene más dinero que todos, o que todo el mundo tiene mucho dinero, a qué te dedicarías tú. Con este ejercicio te das cuenta de que si lo que está haciendo contesta a esta pregunta.

Trabajen, que trabajen en equipo, que fracasen y lo más importante, disfrutar del proceso. Habrá momentos de picos de felicidad y momentos donde te sientas hundidos o de tristeza. Pero hay que buscar la felicidad en lo cotidiano y la emoción en el emprendimiento y en tu propio trabajo. Que vean el caso de nuestro proyecto que es muy especial en ese sentido, pensar en la problemática de agua en la Ciudad de México, es un monstruo grande amorfo y que a cualquiera asusta. Pero cuando puedes pensar en una solución, aunque sea pequeñito, esto puede detonar más tarde en algo más grande.

____

Kolau es la manera más rápida y fácil de que tu PYME esté en la primera página de Google. Empieza a controlar tu presencia web tú mism@ ¡sin necesidad de agencias! Ahora sabes, ahora puedes.

Subscríbete a nuestra lista para recibir los artículos del blog.

Compartir